DBA: ¡hacer papilla a Castillo!

Jue, 08/04/2022 - 15:24 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
Señal de Alerta-Herbert Mujica Rojas
5-8-2022/Diario Uno
 
DBA: ¡hacer papilla a Castillo!
 
Cuando algún historiador futuro analice las circunstancias que rodearon al gobierno del presidente Pedro Castillo, habrá una –infame y retorcida- que será constante y reiterada: ¡hacer papilla, a como dé lugar, al mandatario!
 
Confundir el cargamontón mediático –la prensa concentrada, la mafiosa y al unísono-, el acoso falaz de parlamentarios con grado agudo de retraso mental y racismo a flor de piel con alguna supuesta misión patriótica, es una grosería de marca mayor.
 
¡No se construye una Patria, destruyendo los barruntos elementales de gobernabilidad! Y aquí en Perú en apenas 12 meses se han inventado fraudes electorales, testigos que dicen cualquier cosa y no presentan documentos, versiones antojadizas y en un lodazal mediocre que nos hace parecer como fronterizos al borde de un ataque de nervios.
 
Que la impericia del señor Castillo, su entorno y asesoría en estos meses, haya sido de lo más precario, no hay o caben muchas dudas. Quienes sean responsables de faltas o delitos, tienen que pagar sus culpas. Mano dura contra quien fuere o tenga las uñas largas.
 
Inferir que los impresentables Catones de juguete que braman por la vacancia un día y al siguiente y a todas las horas, lo mismo, poseen alguna autoridad moral, es una estupidez inaceptable.
 
¿No recuerda la ciudadanía a esos que marchan por las calles pidiendo el desafuero de Castillo, cómo actuaban cuando sus agrupaciones fueron inquilinas de Palacio? Conozco a algunos que si no se robaron el inmueble de la Plaza de Armas, fue porque carecía de ruedas. Porque ganas sobraron.
 
Castillo ha sido hasta hoy el objetivo fundamental de no pocos irresponsables. Sus propios aliados políticos no han sabido defender con gallardía el régimen inaugurado el 2021, abandonaron la nave o voltearon el rostro en búsqueda de más apacibles lugares. Llegará la hora de juzgarlos.
 
Perú tiene cosas curiosas, el país avanza, a veces con paso cansino, a pesar de sus políticos y gobernantes. No hay otra manera de conseguir un país justo, culto y libre que trabajando desde las bases, cautelando a una juventud gallarda que se meta a la política y arroje a latigazos a los mercaderes del templo.
 
Hacer papilla a Castillo constituyó el leit motiv de estratos acostumbrados a la pelea sucia en defensa de sus intereses, los privilegios de quienes han gobernado Perú desde 1821 con variantes cuasi imperceptibles.
 
¡Que no nos vengan a contar poemas hermosos quienes tienen las manos manchadas con la sangre del pueblo!
 
Somos el país del después. Siempre vivimos de lamento en lamento. Tiene que llegar el día en que construyamos y avancemos que ese es el destino de un país ambicioso, firme, valiente.
Archivo-adjunto: