¡Psicoprofilaxis y su importancia!

Lun, 02/15/2021 - 15:34 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
por Isabel Peña Rodríguez*; isabelpenarodriguez@yahoo.com
 
16-2-2021
 
El nacimiento de un hijo/a es un fenómeno que tiene relevancia psicológica, como también es un acontecimiento al que nuestra sociedad ha asignado gran trascendencia personal y social y es un proceso complejo que no solo genera en la mujer cambios biológicos y de funcionamiento de la madre. Sino también pueden provocar alteraciones en su desempeño psicológico previo.
Asimismo, repercute sobre los miembros que constituyen la familia en la que se produce el nacimiento, provocando cambios en su relación necesarios para adecuarse a una nueva vida.
El nacimiento de una hijo/a implica que la mujer se ve sometida a situaciones generadoras de tensión que comienzan nueve meses antes del parto y continúa en el posparto, constituyendo una situación de riesgo psicológico en la mujer.
La mujer asume la responsabilidad de la maternidad, tanto en la relación con el hijo como con los cambios que ocasionara el embarazo, parto y posparto, molestias físicas, la adaptación que se ha de producir en el cambio de su cuerpo, etc., lo cual le va a generar situaciones estresantes a las que ella tiene que enfrentar durante el embarazo.
La mujer, durante el parto, tendrá que soportar una elevada estimulación dolorosa, el proceso de dilatación debido a las contracciones del útero por la presión del niño, como también por las intervenciones del médico que suelen son dolorosas; asimismo la fase de expulsión de la criatura.
Asimismo, en la etapa del posparto, la mujer tiene que enfrentar no solo a cambios fisiológicos amplios y repentinos después de alumbrar, sino que tiene que asumir nuevas y amplias responsabilidades y ocupaciones en relación con el bebe, que también le va a causar tensión, estrés, ansiedad, como también depresión.
Estos trastornos de orden emocional en la mujer, provocan que una gran población de las mujeres que dan a luz sufran durante el embarazo y después del parto.
El trastorno que tiene mayor relevancia es la depresión posparto. A la luz de estas consideraciones, es evidente que el embarazo, el parto y el posparto deberían de ser objeto de atención especial por parte de la psicología, debido a las repercusiones psicológicas que de éstas se derivan.
Siendo de vital importancia el diseño de intervenciones psicológicas que ayuden a la mujer a enfrentarse y así minimizar los factores psicológicos
Psicoprofilaxis obstétrica en el embarazo
“La psicoprofilaxis obstétrica: es un proceso educativo para la preparación integral de la mujer gestante que le permita desarrollar hábitos y comportamientos saludables así como una actitud positiva frente al embarazo, parto, puerperio, producto de la concepción del recién nacido.”
Frente a las aversiones que producen el embarazo, parto y posparto les dejo algunas consideraciones a tomar en cuenta (psicoprofilaxis en el embarazo) lo que se consigue cuando la mujer se prepara para alumbrar.
1.- Alcanzar buena elasticidad de los músculos afectados en el proceso del parto.
2.- Lograr mantener bajos el estado de alerta y el grado de fatiga física durante el parto.
3.- Enseñar el control de la tensión muscular.
4.- Eliminar las expectativas negativas sobre el proceso del parto y su resultado.
5.- Proveer de un repertorio de manifestaciones autorreforzantes para suplir la ausencia de estimulación reforzante que puede ocurrir a lo largo del parto.
6.- Desacondicionar la estimulación ambiental (medio físico hospitalario, personal médico, etc.)
7.- Establecer nuestras emociones y sensaciones que se producen durante el parto, para que no produzca respuestas de alerta y de miedo en la mujer.
8.- Adquirir habilidades para controlar la estimulación aversiva, tanto de la que proviene de la dilatación y de la presión del niño.
9.- Adquirir habilidades para poder controlar gritos, afirmaciones negativas de las parturientas que se encuentran el proceso del parto.
 
TU SALUD MENTAL, NOS IMPORTA
……………………………………………
 
*Psicoterapeuta
Consultas: 995 006 364, 944 433 166, (01)751 0574
Consultorio: Calle Cerro Verde 125, Dpto. F-2, a una cdra. del Puente Benavides-Surco