Tabichi, un profesor de estatura mundial

Jue, 04/04/2019 - 11:59 -- alerta
David Auris Villegas
 
por David Auris Villegas; davidauris@gmail.com
 
4-4-2019
 
Como soldado del ejército de profesionales más importantes y menos valorados a nivel planetario, disfruto la confirmación de mi sospecha respecto al heroico compromiso de los educadores y educadoras que, a pesar de un salario irrisorio y animadversión social en países sudesarrollados como el nuestro, libran épicas batallas por un mundo mejor, como Peter Tabichi que hoy aparece en las portadas del mundo, gracias a la fundación Varkey, considerándolo el mejor profesor del mundo 2019.
 
Lo cierto es que el Estado, la sociedad, la prensa y el empresariado no ven con buenos ojos a la comunidad docente, pero destaco el impacto mundial que genera esta elección del mejor maestro del mundo, el mismo que empodera y fomenta el liderazgo pedagógico articulado, elevando el estatus docente, inyectando conciencia y pasión por la educación de calidad ciudadana universal.
 
En esta línea, la Fundación Varkey, (The global teacher prize), enarbolando su filosofía altruista, estimula una mejor educación global del planeta con sus postulados de innovar procesos de aprendizaje, empoderando pedagógicamente a los maestros y maestras, generando el cambio educativo, concluyendo con el reconocimiento pecuniario a los esfuerzos creativos en cualquier parte del mundo.
 
Definitivamente este aliciente incentiva la reinserción protagónica del docente en su entorno social a nivel macro, ejerciendo la educación desde diversas perspectivas globales en red con responsabilidad, utilizando plataformas del internet que ahora ha acortado las distancias del planeta, ampliando los horizontes de nuevos aprendizajes por los actores centrales de la educación al centro de la interconexión mundial.
 
Ante esta coyuntura de relevancia social, el docente en su posición educadora, se ve presionado a aprovechar y liderar pedagógicamente los destinos de una sociedad global, como profesionales influencers en la generación google a lo largo y ancho del planeta, liberándolos de su acartonamiento del sistema educativo, implantado por políticos emocionales de mirada cortoplacista.
 
De la misma manera el empresariado en su rol generador de empleos, está invitado a hacer eco de estos gestos mundiales, organizando y destinando fondos en su jurisdicción, adoptando instituciones educativas como en los países desarrollados, con el ánimo de construir una sociedad más próspera y equitativa, haciendo común un lema ya muy practicado masivamente a nivel universal, “todos por la educación”.
 
Conscientes de la alta rentabilidad espiritual y material que genera la educación de calidad para todos y todas, la Fundación Varkey, indirectamente compromete a los líderes y lideresas de la aldea global y a la prensa mundial, a sumarse a esta bella causa, la de poner en portadas,  agendas y debates, la importancia del quehacer docente como punta de lanza que asegure el logro de los objetivos de desarrollo sostenible de la PNUD.
 
Por lo anterior sustentado, esta premiación es un mensaje revitalizador a los Estados del mundo para revalorizar el ejercicio docente, si pretendemos un desarrollo para todo el país con impacto en el planeta, la de situar esta noble profesión al nivel de los médicos como lo hacen en Alemania, Finlandia y China, pues el maestro es el médico del espíritu al alcance de un clic.
 
Sin embargo habrá quienes opinarán, que esta premiación mundial, como la de elegir al mejor “maestro” del mundo con modesto trabajo sostenido de corto tiempo, pronto incitará premiar a Michael Obama con el nobel de Literatura solo por haber arrasado con la venta de sus memorias en un mundo altamente consumista y marketera.