Perú y liderazgo mundial en indumentaria médica

Jue, 08/26/2021 - 15:11 -- alerta
Pola Guanilo
 
 
por Pola Guanilo; PolaGuaniloA@outlook.es
 
27-8-2021
 
El genial pionero de la industria de la animación estadounidense Walt Disney acuñó un dicho: if you can dream it, you can do it (si puedes soñarlo, puedes hacerlo). Tal aspiración pudo ser la que él tuvo cuando vio los pantanos de Florida que hoy albergan los millonarios
parques de diversiones que llevan su nombre en todo el mundo.
 
¿Puede Perú hacer del rubro exportaciones no tradicionales un filón riquísimo productor de divisas, generador de empleo y posicionamiento del nombre del Perú como líder mundial en la producción de indumentaria médica?
 
Las exportaciones, tradicionales y no tradicionales, están exentas de direccionamiento político, producen a favor del país, aseguran ingresos a los trabajadores y representan una industria sin chimeneas potente y con valor agregado.
 
Importante citar cifras reveladoras de la producción exportadora del Perú: “Por otro lado, las exportaciones no tradicionales sumaron un total de US$ 1,278 millones, un 35.9% del total de envíos nacionales y con un importante crecimiento del 5.8% respecto de lo reportado en enero de 2020. Esta variación positiva se traduce en un mayor ingreso de divisas, fomento del empleo y recuperación económica del país, por lo que es imprescindible continuar enfocando y habilitando la inversión en los subsectores que la conforman y que continúan dando la cara por el país.” (https://www.comexperu.org.pe/articulo/exportaciones-no-tradicionales-aumentaron-un-58-en-enero-de-2021)
 
Asimismo es destacable otro párrafo de la misma publicación:
 
“Finalmente, resulta relevante anotar que las exportaciones del subsector textil [2] registraron un total de US$ 101 millones en enero de 2021, cifra que representó un crecimiento del 1.1% respecto de lo exportado en enero de 2020. A pesar de dicho crecimiento, la incertidumbre de las condiciones económicas internacionales aún representaría una amenaza para el favorable desempeño del subsector; pues este dependería en gran medida de la recuperación en el consumo de nuestros principales destinos, como EE. UU., Chile y China. Asimismo, los próximos jefes de política deberán priorizar el establecimiento de proyectos y herramientas que promuevan la competitividad del sector”.
 
[2] Comprende envíos textiles (fibras, hilados, tejidos, entre otros) y de confecciones (prendas de vestir y complementos).”
 
Es en este ámbito que estaría inscrita la producción nacional de indumentaria médica según los más exigentes estándares de calidad mundial y con el complemento de una política estatal y diplomática muy agresiva entre los principales mercados mundiales, con preferencia a capturar en este renglón al enorme y muy potente consumidor que es Estados Unidos.
 
Ha poco en un viaje de trabajo logré constatar en visita a varios clientes, su preferencia por las confecciones peruanas alternativa de mayor calidad y confiabilidad a las producciones chinas. Esto marca con espectacular subrayado que el ánimo del potencial cliente ya sabe distinguir la manufactura peruana y no le temblará la decisión de escoger las exportaciones de indumentaria médica de Perú.
 
¿Qué es imposible? Difícil sin duda, pero la economía peruana reposa en las exportaciones y ésta al ser no tradicional y promocionada en toda la unión americana con una embajada y consulados muy bien entrenados, con muestras físicas, videos de propaganda y literatura electrónica en inglés y castellano, bien puede afincar sus triunfos exportadores en el músculo de miles de hombres y mujeres y en una industria descentralizada en todo el país que iguale la calidad en un solo grito: Made in Perú.
 
Es hora de plantearnos las metas más duras y también es el momento de hacer que nuestro país ponga valor agregado a sus producciones no tradicionales.
 
¡Palabra de quienes creemos en el futuro del Perú!