OSCE-Cease se “duerme” con malos proveedores

Mar, 10/26/2021 - 13:24 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
27-10-2021
 
 
Desde el 31 de marzo del año en curso, la Oficina Jurídica de Perú Compras emitió las siguientes conclusiones:
 
-3.1 Este órgano de asesoramiento, de conformidad con lo señalado por la Dirección de Acuerdos Marco, advierte elementos que permiten presumir que la empresa CHAPOLAB S.A.C. habría incurrido en las causales de sanción tipificadas en los literales i) e j) del numeral 50.1 del artículo 50 del Texto Único Ordenado de la Ley N° 30225, Ley de Contrataciones del Estado.
 
3.2 De conformidad con lo señalado en el numeral 259.5 del artículo 259 y el literal a) del artículo 260 del Reglamento de Contrataciones del Estado, aprobado con Decreto Supremo N° 344-2018-EF, la evaluación de los elementos que constituyan indicios para iniciar el correspondiente procedimiento administrativo sancionador corresponde al Tribunal de Contrataciones del Estado, por lo que corresponde remitir los actuados a dicho órgano colegiado.” (Ver documento adjunto).
 
Pero esa firma, Chapolab SAC sigue vendiendo, como si no importara, en lo más mínimo el cuadro de conclusiones antecitado, sin problemas ni sobresaltos.
 
Por simplismo en Perú hemos reducido el término corrupción a los robos de dinero, sobrefacturaciones, agio y cohechos contra el Estado y a su sucesiva investigación y enjuiciamiento que son tan sólo un espectáculo. Todo lo demás no importa. O importa muy poco.
 
Por ejemplo, que una oficina jurídica de un portal del Estado, verbi gracia Perú Compras, emita un informe categórico y conclusiones mandatorias porque así lo exige la salud moral y la transparencia de los contratos que el Estado otorga a proveedores y que NO se cumpla ¡a los funcionarios responsables pareciera importarles un pepino!
 
Chapolab SAC presentó documentación falsa en una licitación para el Estado y lo hizo vía el portal de Perú Compras. Por tanto incurrió en falta grave y por eso debió ser apartada en el acto de seguir formando parte de las empresas licitantes. Pero no. Está muy tranquila vendiendo con sus precios, mínimos controles de calidad y sin protesta que surta efecto y los saque de la proveeduría por falsaria.
 
El testimonio fraguado vía papeles fabricados o mal hechos o confeccionados con el avieso propósito de parecer lo que no se es genuinamente, también es un delito y lo es penal y ¡mucho peor! si se produce cuando de por medio está el dinero del contribuyente. El dinero público con que el Estado compra productos ¡es del ciudadano que tributa impuestos!
 
Por tanto la corrupción en que vive el Perú hace decenas de años no se confina al ámbito de la apropiación ilícita tan solo, también es moneda común en el ámbito de las documentaciones que sirven, literalmente, para cualquier cosa. Reza el dicho: el papel aguanta todo.
 
¿Por qué los entes responsables siguen admitiendo la participación de Chapolab SAC como proveedor del Estado? Quien hace trampa una vez, lo hace reiteradamente y en cualquier momento y si hay dineros copiosos, con mayor descaro y delito.
 
La corrupción también es parte del mal comportamiento del empleado del Estado que se hace el “sueco” o de la vista gorda y no ve las faltas porque tiene estímulos que contribuyen a su “buen vivir mensual” porque “no le alcanza el sueldo del Estado”.
 
Es hora de cortar cabezas presidente Castillo. Seguiremos revelando modus operandi y casos con documentos en la mano.
 
 
Archivo-adjunto: