Movistar, robot antipático y encima ¡sube tarifas!

Mié, 01/11/2023 - 17:43 -- herbert
Herbert Mujica Rojas
Informe
Herbert Mujica Rojas-Señal de Alerta
12-1-2023
 
Movistar, robot antipático y encima ¡sube tarifas!
 
Una sola empresa, propiedad de españoles gracias a la amable venta servil que hiciera Alberto Kenya Fujimori, Movistar, antes Telefónica, acopia millones de millones, tiene un robot antipático como recepcionista y pese a su pésimo servicio ¡sube las tarifas cuando le da la gana!
 
No es por alabarlos pero Movistar brinda un servicio ¡desastroso!
 
Si llama a esa firma, puede estar 50 minutos “charlando” y el robot corta la llamada ¡y a comenzar de nuevo! El diseño perverso es que el cliente se canse, monte en cólera y descargue su ira con un muñeco parlante que “no entiende”.
 
La ecuación es indigesta y carece de cualquier explicación: mientras que las tarifas aumentan cuando Movistar demanda mayor requerimiento de caja, el servicio está envilecido, desde la aplicación que no permite pagar on line, hasta un reclamo que tiene código que no sirve para nada y atención técnica que no llega nunca o tarde y por una empresa tercerizada cuyos operarios no alcanzan a disimular su fastidio y aburrimiento.
 
¿Qué culpa tienen los clientes? Ninguna, pero eso le importa un ardite a Movistar.
 
Un mal ejemplo. En las primeras semanas de diciembre 2022, vencía el plazo para el uso de las líneas de cobre en los teléfonos fijos. Entonces a posteriori se cortaba el suministro porque la modernidad impelía migrar a fibra óptica.
 
En efecto, un día descubrí que el teléfono fijo había estirado la pata, no funcionaba.
 
Unos días después llegaron los comisionados de Movistar, hicieron el cableado (2 días) para la fibra óptica y ¡oh qué maravilloso! gané velocidad en Internet, de subida y bajada, pero a cambio fui gratificado con la anulación de un decodificador de cable (me quedé sin noticieros) y el aparato fijo puede hacer llamadas pero no recibirlas.
 
¿Se paga por un servicio mutilado, defectuoso o incompleto? ¡De ninguna manera! Pero eso a Movistar no le importa gran cosa. Uno llama, pasan 50 o más minutos y con algo de suerte, el robot peruanizado, hace el puente con un ser humano que entona un discurso muy amable y meloso, reporta la avería o reclamo, da un código y ¡sanseacabó!
 
Los que debieran arreglar la falla, no llegan nunca, jamás notician si están cerca o lejos de casa y las 24 horas de espera se convierten en semanas o meses completos.Y ¡nótese! uno sigue con un teléfono mudo, un decodificador anulado y cada fin de mes la guadaña-factura de Movistar hay que pagarla.
 
Algún genio de marketing en Movistar tuvo la chispa de idear para el día del vencimiento, un aviso en plena pantalla del televisor que recuerda al cliente: “Su recibo de pago está listo y puede usar la aplicación o acercarse a su banco preferido” (más o menos). O sea, le clavan a uno la banderilla como si uno pudiera olvidarse. El irrespeto es escandaloso.
 
Una asistente me informó que en el recibo de pago Movistar consideraba un modem nuevo. Lo interesante es que no he comprado ninguno porque lo que hizo el servicio técnico fue dar de baja uno por obsoleto y colocar un reemplazo por otro algo más moderno. Pero la empresa erre con erre.
 
Un par de meses atrás denuncié que Movistar, con toda la frescura del mundo, tiene algún tipo de autorización para congelar un celular que pudiera tener algunos días de retraso. En buen castellano, no sólo le cortan la salida ¡inutilizan el aparato porque no sirve para nada!
 
Los señores de Movistar son famosos porque no pagan tributos y deben a la Sunat millones de millones y sus estudios de abogados tienen la “sagrada” misión de lograr que esas obligaciones prescriban y no honren la obligación vía maniobras mañosas de estos bufetes alquilados para traicionar a su propio país.
 
¿Dicen algo los del Congreso? ¡Por favor, primero hablan las piedras y cantan los árboles!
 
Es probable que las asociaciones de clientes concentren denuncias y tengan alguna experiencia pero sí estoy seguro que los cientos de miles de reclamos, merecen un porcentaje mísero de atención por parte de Movistar. Las firmas que hacen el servicio tercerizado, sólo pueden cobrar por trabajo cumplido. Entonces ¿qué ocurre?.
 
Con tantos miles de millones ¿amplió su servicio al interior del país Movistar? ¿Cuánto fue el radio de acción efectivo durante la pandemia? ¿Han plantado más torres en sitios difíciles? ¿Por qué no se les exige un servicio superior, personalizado con tantos ingresos que pagan los clientes?
 
Movistar anuló la personalización hacia el cliente y lo reemplazó, con absoluto desdén, por robots. ¿Por qué no bajaron las tarifas en un 50%? A los que carecen de pudor o mínimo decoro, se les llama ¡sinverguenzas!
 
Movistar, robot antipático y encima ¡suben las tarifas!
 
 
Archivo-adjunto: