Maestro ético en tiempos de globalización

Mié, 03/06/2019 - 12:50 -- alerta
David Auris Villegas
 
por David Auris Villegas; davidauris@gmail.com
 
7-3-2019
 
El maravilloso ejercicio docente es cada vez más complejo y altamente desafiante en cada rincón del planeta, ante estudiantes que cambian a pasos agigantados. En este contexto, el maestro ético irrumpe el escenario académico y con amor asume cada día su nuevo rol educador, apertrechándose incesantemente de estas cualidades pedagógicas si anhela inspirar y disfrutar los aposentos académicos desde un nuevo paradigma.
 
Motivador e inspira carismáticamente, generando pasión por aprender y desaprender, a través del dominio escénico, invitando a participar activamente a los estudiantes en el proceso de aprendizaje, disfrutando la vida académica con una actitud positiva y barnizada de fino humor, haciendo del aula un show académico difícil de abandonar como sugería Montessori.
 
Es un comunicador empático contextualizado, poniéndose en el lugar del estudiante ávido de conocimientos, conectándose con un discurso educador apelando a una conversación socrática, abordando el acto pedagógico con una anécdota interesante y motivadora.
 
Desarrolla investigación transdisciplinaria holística en red a nivel local y global, con el ánimo de afinar sus capacidades de desarrollar el ojo pedagógico, fortaleciendo los conocimientos e innovar la manera de transferir novedosos “productos pedagógicos” a usuarios tan distintos, urgiendo dialogar con sus familias como forman los finlandeses.
 
El operador de la educación ha de ser un amigo tecnológico, de google académico, familia de los últimos softwares educativos y amigo de los aps temáticos, las redes sociales, los blogs, permitiendo conectar con los estudiantes a través de diapositivas activas, convirtiéndose en una formidable herramienta de sobrevivencia pedagógica.
 
Labrarse y empoderarse de una cultura humana e intelectual universal en todas las materias, invocando a su propia curiosidad, afianzando su misión y visión, contextualizando cómo aprender otros idiomas, nutriendo de esta manera la curiosidad de los educandos, traducido en el sorprendizaje reclamado por Ramón Barrera.
 
Posee una cultura pedagógica, como: enfoques, teorías, leyes, normas, informes pedagógicos de organismos mundiales; agradeciendo a los pedagogos muertos, escucha la voz de los pedagogos vivos como: Naranjo, Enkvist, Mac Laren, Giroux, Tanucci, Robinson, Güllen, Goleman, Gardner, Chomsky, Perkins entre otros.
 
Educador creativo, dedicado a reinventarse cada día ante una multitud de aprendices, abocado a fortalecer su talento pedagógico, descubriendo y desarrollando talento de los dicentes, impregnando una marca indeleble original, orientándolo hacia un puerto levemente seguro, donde eche e volar su imaginación a cielo abierto como sugiere Robinson.
 
Docente líder, inspira arrolladoramente en aulas y en la sociedad, con una autoridad democrática motivadora; conociendo intrínsecamente a las personas, compromete a la familia, la sociedad, al Estado y el sector empresarial, con el ánimo entusiasta de romper paradigmas en la formación de los ciudadanos exitosos, coincidiendo con John Maxwell.
 
El docente ha de conocer el funcionamiento del cerebro acercándose a la neurociencia para conocer el aprendizaje del estudiante, con la finalidad de estimular sus necesidades cognitivas, considerando los estilos de aprendizaje planteado por Gardner, permitiéndose  elaborar una estrategia  pedagógica innovadora centrado en las necesidades académicas.
 
Un maestro competitivo es un productor de conocimientos basado en sus investigaciones, experiencias plasmadas a través de libros de circulación masiva, papers en revistas indexadas, artículos de opinión en los periódicos, a través de sus canales en YouTube, blogs y compartir en su página web coincidiendo con Andrés Opennheimer.
 
El docente guía ha de ser un experto temático en la materia de su competencia, conocer la materia a profundidad, dedicándole gran parte de su formación como parte de su Know how,   dispuesto a aprender y desaprender, desarrollando su capacidad de análisis temático para lograr un cambio cultural y de paradigmas, como reclama Joel Barker.
 
Un maestro, es un ejemplo o modelo ético a seguir por los ciudadanos, responsable en la formación de estudiantes flexibles, tolerantes, sencillos, disciplinados, perseverantes; en suma, un maestro ético es un tutor que habla bien de todos, construye una familia, jamás expresa cosas negativas de los estudiantes, coincidiendo con la postura de Adela Cortina.
 
El docente experto didáctico genera aprendizaje activo a través del impacto, acudiendo a  novedosas estrategias como: cooperativo, resolutivo, lúdico, constructivo, aprendizaje basado en problemas, aprendizaje basado en proyectos,  debates, objetivos, dinámica de grupos, disrupción cognitiva, planificador y sabe evaluar, coincidiendo con Hugo Candela.