Los que se tutean con la ignorancia

Sáb, 06/19/2021 - 17:45 -- alerta
José Cabada Delgado
 
 
20-6-2021
 
¿Y ahora qué? Nuestra patria está en peligro, está prisionera de millones de irresponsables, de delincuentes de esos que se tutean con la ignorancia y no tienen vergüenza de nada.
 
Vivimos bajo el yugo siniestro de la inmoralidad, el robo y la estafa, en miles de formas, que nos dejaron como herencia fatídica los invasores españoles con el silencio amable de la iglesia católica.
 
¿Cuántas veces hemos denunciado a los que se han robado el país de gobierno en gobierno? Algo tiene que haber pasado y mal porque los culpables o sospechosos no fueron llamados ante tribunales y no pocas veces “arreglaron” sus cuentas. La que pagó fue la sociedad.
 
¿No será que todos, sin excepción, somos culpables por omisión o comisión?
 
¿En qué país estamos? Pareciera que no nos importa nada. Por lo menos a un sector no le molesta que todo siga como está porque así puede “vivir” del Estado, hacer lo que le venga en gana y aprovechar de los tontos.
 
Por ejemplo, ¿cuándo ha rendido cuentas el Ministerio de Relaciones Exteriores de los miles de millones recibidos desde que fue creado? Ventajismos y privilegios han tenido y tienen, los hijos de los diplomáticos que estudian en el extranjero, lo hacen con esas facturas pagadas por el Estado. La pregunta es muy simple y directa: ¿cuántos de estos ya profesionales han devuelto al Perú lo que nuestra nación invirtió en ellos?
 
No deja de ser sugestivo el pensamiento que orienta a que Torre Tagle, la Cancillería requiere ser reinventada o, como se dice ahora, objeto de una reingeniería radical. Que se sepa este ministerio jamás ha dado cuenta o pormenor de sus actividades de manera exhaustiva. ¿A qué tanta “reserva”?
 
Otro caso importante. ¿Qué ha hecho la Cancillería en torno al delicado tema del llamado memorándum de entendimiento con Chile? Hasta hoy lo no percibido por el imperfecto instrumento que regaló Alan García Pérez el 2011, frisa los 7 mil millones de dólares. Que nos diga Torre Tagle ¿de qué modo ha contribuido para que este debate sea parte esencial de su agenda temática?
 
Los partidos políticos agonizan como tales y más bien son agencias de empleo para todos los oportunistas que requieren vivir de la cansada ubre del Estado. Ninguno se salva, desde el más antiguo, Apra, a los de nuevo cuño, el fujimorismo, su accionar es lerdo, ineficaz, no incorporan juventud o cualquier clase de renovación.
 
Y de buenas intenciones está empedrado el suelo del infierno. Recuerdo con nitidez que a finales de los años 40, más precisamente en 1950, el general Odría puso en uno de sus afiches de campaña a un soldado con una escoba, barriendo el mapa del Perú. Claro que Ernesto Montagne, su rival, ya había sido encarcelado y luego deportado, dejándole el camino libre hacia la presidencia “constitucional” que duró hasta 1956.
 
Mucha razón tenía César Vallejo en Los nueve monstruos cuando afirmó en su frase final: “Hay, hermanos, muchísimo que hacer”.
 
Y no menos certero cuanto que inteligente, el italiano Antonio Raimondi, cuando afirmó que “el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro”.
 
Para finalizar, no olvidemos la figura señera de quien visualizó, describió y atacó no pocos males nacionales, Manuel González Prada, en su discurso en el Politeama, Lima 1888: “Los viejos a la tumba, los jóvenes a la obra”.
 
¡Sí se puede y arriba Perú!