Frepap no se habría solidarizado con López Aliaga

Lun, 03/15/2021 - 10:54 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
16-3-2021
 
 
Pocas horas atrás el Frepap, con representación parlamentaria y con 1 millón de votos de respaldo en las urnas, anunció que su solidaridad con Rafael López Aliaga el lenguaraz fanático no habría sido ni oficial y menos pública. El asunto, de haber sido cierto, habría garantizado que en la segunda vuelta estuviera compitiendo contra Lescano, el bocatán del cilicio.
 
Las encuestas han presentado como inequívoco finalista a Lescano de Acción Popular, la federación de independientes, implicada en golpismos e irresponsabilidades anti-democráticas a lo largo de su historia. Paradoja que una agrupación, sin mayores méritos, ideología o doctrina, tenga preferencias que aún deberán comprobarse el próximo 11 de abril.
 
Por ese racismo tan connatural a los peruanos, hay una tendencia reprobable a no considerar para nada a los del Frepap que se visten a la usanza israelita y de acuerdo a sus creencias. Las encuestadoras patinaron e hicieron el ridículo porque ninguna previó su caudalosa votación que les ganó un grupo parlamentario numeroso.
 
Los del Frepap hicieron lo que otros grupos, uno en especial –el Apra-, dejaron de hacer: proselitismo entusiasta, organización de bases en diversas capas de la sociedad, difusión orgánica de sus credos y convicciones amén de su distintiva forma de vestir. Los resultados están a la vista: militancia y votos.
 
La supuesta solidaridad con López Aliaga habría significado que el Frepap optara por una definición política de respaldo hacia su candidatura. Y esto se traduciría que podría estar López Aliaga en la inevitable II vuelta con Lescano, si todo sigue como está.
 
Mal haría el lector o analista en aplicar desdén o prejuicio contra el Frepap, están en la política nacional desde hace decenios y no han detenido su constancia militante. Equivocados o no, ganan adeptos mientras que otros grupos, los pierden a diario por deserción o porque se hartaron de cúpulas delincuenciales que traicionaron el pensamiento original que les hizo populares.
 
¿Ganaría López Aliaga? Creo que aquél padece de incontinencia muy típica en los fanáticos que dicen lo que les da la gana. Además, como tiene dinero, practica esa escuela del patán que siente el respaldo de sus billetes y pronuncia cuanto se le viene a la mente.
 
Lo que puede ser una ventaja o virtud personal sería muy contraproducente en un debate con Lescano quien sin ser ideólogo o cuadro doctrinario tiene más oficio y largos y burocráticos años en la lid política. Muchas de sus tesis jamás tuvieron mucha solidez y transitaron por la demagogia, no obstante, estuvo al frente de las mismas. Hizo puntos Lescano. En una polémica con López Aliaga, acaso pueda exhibir mejores habilidades ante un público anhelante de definiciones y realizaciones.
 
La denegada solidaridad del Frepap con López puede influir en las predicciones, reales o fabricadas, de las encuestadoras. Es misión del estudioso el considerar todos los factores en juego y en este caso en particular, hay una presencia electoral considerable del Frepap que, por lo menos, puede tener peso específico en la segunda vuelta.
 
¿Qué dice usted al respecto?