Crucial elección en España el 28 de abril

Dom, 04/14/2019 - 11:58 -- alerta
Zully Pinchi Ramírez
 
 
por Zully Pinchi Ramírez; zullyarlene39@gmail.com
 
15-4-2019
 
El 28 de abril, los españoles decidirán el futuro de su país, el panorama político se desliza  entre 5 partidos, dos de ellos, tienen historia, negativa y positiva, activa y pasiva, pero hay un recorrido que llevó a la presidencia durante 40 años, en períodos alternos, al bipartidismo, del Partido Popular y Partido Socialista Obrero Español.
 
La sorpresa puede darla Santiago Abascal, bilbaíno de 42 años, sociólogo ex militante del Partido Popular y presidente de Vox desde el 2014 quien protagoniza hoy su mayor momento de liderazgo, se proclama como el héroe de la ultra derecha conservadora y aunque la mayoría de españoles lo ven como una amenaza, retroceso y reencarnación de Franco, ha sabido posicionarse y mantenerse.
 
Entendiendo que España es un Estado social de derecho, desde la Constitución de 1978, en su espíritu buscaba principios y valores como igualdad, libertad y solidaridad, pero en el tiempo se fueron diluyendo en políticas neoliberales, agravadas por el Partido Popular que profanó el núcleo duro de la Constitución, de los artículos 9 al 14 que hablan sobre los derechos fundamentales y se perdieron los ganados y reconocidos como la salud pública, subsidios, se recortaron derechos laborales, a la vivienda, a tener ayuda del Estado por desempleo.
 
En el último quinquenio surgen dos nuevos partidos: Ciudadanos y Podemos, con dos nuevos líderes, ambos jóvenes, atractivos, carismáticos, buenos oradores que supieron meterse en el bolsillo a buena parte del electorado, desplazando como nunca se pensó a los partidos arraigados de siempre. Lo inimaginable sucedió, marca y trayectoria no importaron en el inconsciente colectivo de los votantes. España dio a luz a una nueva generación de alcaldes, cabildos, senadores y diputados.
 
¿Quiénes son los que disputan la elección, cómo ha cambiado el escenario en comparación a las últimas elecciones? España tiene un sistema monárquico parlamentario, la máxima autoridad es el Rey Felipe VI y el Jefe de gobierno es investido por mayoría en el Congreso, en el caso de Pedro Sánchez, séptimo presidente, llegó a Moncloa por una moción de censura  amparada en el artículo 113 y 114.2  de la Constitución que señala, el quiebre de una relación de confianza entre el Ejecutivo y la Cámara.
 
Sánchez, de 47 años, líder del PSOE, ha tratado en nueve meses de recuperar el estado de bienestar, promover la economía, apoyo a los inmigrantes, refugiados, pensionistas, personas en el paro, colectivos con discapacidad y tratar de ejecutar políticas efectivas para erradicar la pobreza infantil, sin embargo no ha logrado obtener la aprobación esperada. Pese a las críticas como utilizar el avión presidencial para temas banales, querer trasladar la tumba de Franco y no demostrar al cien por ciento que no cometió plagio en su tesis doctoral, las encuestas indican que su partido puede situarse en primer lugar.
 
En la derecha, representando al Partido Popular, un suplente de Mariano Rajoy, Pablo Casado, 38 años, que muchos señalan ser el ahijado de José María Aznar, como es de público conocimiento. Las relaciones entre Aznar y Rajoy no son del todo buenas y aún dentro del mismo partido hay bandos. Sucede entonces que ha llegado un mesías, de rostro fresco, que parece ser neófito en campañas electorales, tiene buena oratoria, aunque ha recurrido al ataque e insultos casi bochornosos. Contra todo pronóstico y con todas las equivocaciones que ha  tenido, es probable que quede segundo en las elecciones.
 
Albert Rivera, 39 años, con más experiencia y actitud pero también más criticado y hasta rechazado por quienes lo admiraban y consideraban su salvador, el papel que ha desempeñado en las peleas con Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados han despertado la curiosidad de la prensa internacional por su infantilismo. Alcanzaría el tercer lugar.
 
Pablo Iglesias, 40 años, de Poder, partido de izquierda, estuvo algo ausente, quizás porque fue padre de dos mellizos. Su papel político no ha tenido la fuerza que en el pasado representaba, algunos simpatizantes y militantes manifiestan su decepción con él, no obstante no desaparecerá de entre los cinco primeros más votados.