Candidatos angurrientos, inconcientes, alanistas al fin y al cabo

Dom, 10/20/2019 - 17:32 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
21-10-2019
 
 
Los que destruyeron al Apra, alanistas de todos los pelajes y promociones, que convirtieron al otrora movimiento clarín de protesta popular y legitimidad social en ruina prontuariada de criminales millonarios, “convocan” a elecciones internas y no pocos bobos, ilusos o cómplices con y sin disfraz, acuden presurosos. Como si apostar por un caballo flaco, desnutrido y huérfano de cualquier honradez fuera a superar ¡siquiera! la valla electoral en enero del 2020.
 
Encuentro párrafos muy bien estructurados que no son míos pero que suscribo en su intensa profundidad analítica y condenatoria de tantos débiles mentales que no aciertan a entender cómo dan validez a lo que es nulo per se:
 
“Ninguna ambición personal de poder es legítima, descansa en un narcisismo psicópata, en la ignorancia supina y en la amoralidad egocentrista. Si alguien tuviera una larga trayectoria política desde la organización social, juntas vecinales, servicio público especializado, regidurías, alcaldía distrital y luego la provincial, y recién entonces asumiera una candidatura a la representación parlamentaria o a un puesto en la dirección nacional al interior de un ministerio entonces sabría que asumir un cargo es un sacrificio, una enorme responsabilidad y un riesgo incalculable.”
 
“Por el contrario, lo que tenemos son candidatos inconcientes, irresponsables y angurrientos. ¡Qué patético es ver a personas que creyeron que el alanismo respetaría alguna regla y que vía su participación irresponsable que por un lado legitima a la mafia y por otro muestra su miopía sobre la realidad política del país y del Apra y finalmente desnuda su desmedida ambición.”
 
“Entre aquellos angurrientos, los más señalados, culpables y desleales son quienes, sabiendo como neutralizar a la mafia, prefirieron presentar recursos inocuos, creyendo engañar a alguien, por la ambición de una candidatura que jamás se traducirá en una elección popular para el Congreso.”
 
“¡Qué ingenuidad, qué estulticia, qué necedad, qué inmoralidad! No existe ambición personal de poder legítima, ellos también son alanistas, tuvieron cargos de confianza, comieron de la mano de Alan, lo aplaudieron y se sometieron servilmente a sus perversidades, que se hayan distanciado de AG cuando el pueblo lo castigó con 5% no los hace diferentes ni borra su trayectoria. Alan no ha muerto, morirá cuando el último alanista sea apartado del poder público y partidario y entonces y solo entonces, resurgirá el aprismo, con otro nombre de repente como lo señalara tantas veces Víctor Raúl al que niegan con sus torpezas y necedades todos estos bobos.”
 
Todas las maniobras que la cúpula de Alfonso Ugarte impulse son de nula honradez. Aquellos protegen intereses creados y dinastías que sólo el dinero deshonesto consiguió amalgamar. Las delaciones entre rufianes comienzan a desnudar el real rostro de quienes nunca fueron más que eso: genuinos impostores. ¿Por qué hay tontos útiles listos a servir de barniz a estas barbaridades? Misterio que sólo puede atribuirse a la estupidez genética.
 
Todos los analistas, los serios, no los rentados o bufones que rotan por canales, radios o diarios todos los días, coinciden en que muchos clubes electorales perderán la inscripción ante el JNE. El más señalado, sin lugar a dudas posibles, es el Apra.
 
Ni algarabía o celebración frívola. Más bien honda reflexión para ver qué se hace y de qué manera. Pero de lo que sí hay convicción plena es que con los prontuariados y sus compañeros ocasionales, NO hay nada que tratar, sino fulminar terminalmente.