¿Ha perdido la derecha el poder en Perú?

Dom, 07/11/2021 - 12:30 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
12-7-2021

¿Siguen poniendo los bancos las tasas de interés más altas y cobrando las más abusivas cuando de préstamos, tarjetas de crédito y en general, en todas sus operaciones virtualmente saquean al cliente? La respuesta es un sí categórico.
 
¿No han sido los miedos de comunicación los que han albergado a los golpistas y sus “alegatos” de fraude, sin la más mínima prueba y los que propagaron este sofisma porque no ganaron el 6 de junio? La respuesta es un sí categórico.
 
¿No son los privilegiados importadores de mascarillas, alimentos, insumos de toda laya, que “NO” deben producirse en Perú, los que siempre ganan las buenas pro de las licitaciones que hacen múltiples ministerios? Sí son ellos.
 
¿Importa a la derecha que la industria siga paralizada o estancada, con cientos de miles de trabajadores impagos, sin trabajo y sin tener que llevar el pan de cada día a sus hogares y no son ellos los que se embolsican miles de millones de dólares con la miseria del pueblo que paga todos los impuestos y que recibe migajas? No, no les importa nada.
 
¿No es la derecha económica y troglodita la que ha comprado “operadores” (mercenarios) políticos y juristas capaces de afirmar bajo juramento que en Perú llueve para arriba? Sí, ellos son.
 
Afirmar por tanto que la derecha golpista ha perdido el poder en Perú, deviene en una imprecisión optimista, de alta teoría de lo deseable pero algo lejana de la perversa realidad que consagra desigualdades monstruosas en Perú. Me temo que en la interesante entrevista dada a Carlos Bedoya por Franceska Emanuele, se desliza con imprudencia esta afirmación deleznable. https://www.youtube.com/watch?v=E-56fW5jlNI
 
Decía Andrés Townsend Ezcurra y cuestionaba con severidad: ¿Qué conserva un conservador en el Perú?: ¿la desigualdad, el racismo, la falta de educación, la orfandad de horizontes y la ausencia de un proyecto nacional que parta de lo individual hacia el bien común y colectivo de la sociedad peruana?
 
Si la derecha golpista careciera de poder, cuasi imposible habría sido que levantara con la complicidad de los miedos de comunicación una narrativa subversiva y fascista contra el dictado que nació de las urnas y que consagró a Pedro Castillo como presidente del Perú.
 
¿Con qué autoridad moral Keiko Fujimori anuncia que no “reconocerá” la proclamación presidencial de Castillo? Es ella quien tiene sobre sí fallos penales de carcelería y el último fin de semana la justicia embargó a su esposo, Villanela, terrenos comprados con dinero presuntamente ilícito.
 
Los gonfaloneros de la derecha más reaccionaria y golpista se barnizan de juridicidad y retórica intelectual para la emisión de sus disparates. No son más que alfiles de un juego sucio que pretende conservar un estado de cosas que, sin mayores variaciones, ha acontecido en Perú desde hace 200 años. ¡Los 200 años, el bicentenario, que unos cretinos dicen que es fecha de celebración, cuando debía ser exégesis severa y corrección radical de entuertos y desaciertos!
 
Las maravillas teóricas no se imponen a los dictados de la realidad que es más fuerte que cualquier entelequia. Y esa lección no hay que dejarla de lado, sin aquella, la fantasía se estrella contra lo fáctico.
 
¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!