¡Quítate tú, pa’ ponerme yo!

Lun, 11/07/2022 - 15:27 -- herbert
Herbert Mujica Rojas
Señal de Alerta
Herbert Mujica Rojas
8-11-2022
 
¡Quítate tú, pa’ ponerme yo!
 
El título de la célebre salsa de la Fania All Stars de los años 70, compila la “doctrina” de la Derecha Bruta y Achorada (DBA) que sin duda desconoce esta música como tampoco puede leer el alma popular del Perú.
 
Así de simple. Los conservadores y reaccionarios no marchan por un Perú libre, justo y culto, como rezaban versos de la Constitución de 1979, salen a las calles para echar –así dicen- al presidente Castillo y para que sean ellos, los de siempre, los mandamases acostumbrados al cholo barato y al azúcar caro.
 
¿Qué conserva un conservador en el Perú? La buida interrogante la planteó años atrás Andrés Townsend Ezcurra quien señalaba que a la derecha sólo se la respeta cuando se conduce un vehículo. Los diestros racistas y huérfanos de ideas cuanto que de figuras, sólo merecen respetuoso desprecio.
 
El espectáculo alanista de dejarse “liderar” por uno de sus destructores, el ex primer ministro que visitaba a un empresario dominicano en su hotel para hacer negocios, es otro de los pararrayos del absoluto desprestigio de que goza una agrupación política que antaño fue guión y protagonista de acción política efectiva.
 
Si en el Apra no comprenden que la marca alanismo es sinónimo total de deshonestidad, falta de limpieza y ceguera arcaica, nunca reconstruirán absolutamente nada. Lo que sí debieran hacer es limpiar la casa y echar a latigazos a todos los mercaderes del templo.
 
Si la DBA no edifica nada sino perpetúa máculas de odio racial, inexistente superioridad o cultural o intelectual, carente de figuras probas porque casi todos son mercachifles vulgares de la política, ¿hacia dónde van?
 
La misma pregunta para los sectores que se denominan de izquierda o progresistas. El gobierno de Pedro Castillo no ha alcanzado niveles de eficacia y más bien muestra y resiente fuertes signos de descomposición documentada. ¿Cuál es su derrotero?
 
El diálogo de sordos olvida que inmensas mayorías carecen de representación directa o indirecta. Los partidos políticos son una ficción estrambótica. Sí hay clubes electorales al modo de las mafias civilistas con butifarra y licor, más que eso, pamplinas.
 
Y la “ambición” es ¡Quítate tú, pa’ ponerme yo!
Archivo-adjunto: