¡Absoluta condena a crímenes en el VRAEM!

Lun, 05/24/2021 - 18:32 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
 
25-5-2021
 
Sean quienes fueren los asesinos de 14 personas en el distrito Vizcatán del VRAEM merecen el más absoluto repudio y condena por su acción homicida. Ningún mamarracho pseudo-ideológico o propagandístico puede disimular tal desprecio por la vida y el prójimo. Los criminales NO son revolucionarios, son enemigos del pueblo.
 
Cuando el terrorismo violentista sembró vientos, cosechó tempestades y las respuestas de diversos gobiernos, muchas veces fue exagerada, violadora de los derechos humanos que decía custodiar, indiscriminada contra las poblaciones, sobre todo de provincias, y un manto de silencio cómplice cubre hasta hoy a muchos de sus perpetradores.
 
No debe existir ninguna duda que los terroristas jamás fueron revolucionarios, sus acciones gatillaron furias y reprimendas, literalmente, de todo calibre. Grupos fanatizados exacerbaron supuestas piedras filosofales benéficas para el Perú y en su vómito destructor aniquilaron a humildes campesinos, madres de familia, científicos, estudiantes, soldados y oficiales, civiles, en todo el país.
 
La derrota militar del terrorismo fue lograda por la alianza de las Fuerzas Armadas con los ronderos y la colaboración del hombre y mujer simples a lo largo y ancho de la Patria, horrorizada por la vesania estulta de unos aventureros acérrimos lectores de folletería barata.
 
Lo acontecido en Vizcatán es a secas un crimen de lesa humanidad.
 
Las “respuestas” de no pocos “formadores de opinión” ha resultado el equivalente a lo que pueden hablar retrasados mentales en grado extremo. Culpar a cualquiera de los candidatos presidenciales es una necedad. O, más que eso, una monserga de baja estofa.
 
En las redes sociales se “lee” cada disparate peor que el otro. Semi-analfabetos para quienes no existe la ortografía o la gramática castellana, “dictan” sus pareceres u “opiniones”. Amén del ínfimo nivel cultural o político de una porción significativa que está todo el día on line, la fragilidad de sus expresiones traduce conductas primarias, acríticas, severamente distorsionadas. En suma, muy mediocres.
 
¡Es hora que la sociedad reaccione y se prepare para la lucha ideológica y doctrinaria contra los remanentes terroristas!
 
Es sabido que de los partidos quedan flecos partidos en mil pedazos. Sólo funcionan cuando las repartijas en las dependencias públicas y su única instrucción “política” consiste en robar todo lo que se pueda, porque a los 5 años hay cambio de gobierno.
 
No habrá posible cancelación integral del terrorismo si no se les pelea en la tarima de la producción de ideas y planteamientos que demuestren que la violencia es la sepulturera de la historia. Lo malvado de la masacre en el VRAEM así lo patentiza.
 
Todos, y no de boca para afuera, deben entrenar y practicar lo aprendido en la lucha contra la violencia terrorista. Inútiles las puras proclamas poéticas de condena. ¡No! Desde el colegio, hasta la casa y viceversa, en la universidad y los centros de trabajo, hay que exigir que la perentoria instrucción política contra toda clase de violencia y violencia de cualquier clase.
 
El próximo gobierno tendrá que demostrar su absoluto apego democrático. Llegará a las riendas del Estado a través del voto ciudadano que los puede –y debe- censurar con su expulsión, si incumple su ineludible promesa original.
 
¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!