Política

Mitos en torno a estudiantes con altas capacidades

hcmujica@gmail.com
Niña
11 de diciembre del 2023

Informe
Señal de Alerta-Herbert Mujica Rojas
12-12-2023

Mitos en torno a estudiantes con altas capacidades

Las características de los estudiantes con altas capacidades son desconocidas para muchos educadores, otros profesionales del sector y la propia comunidad educativa. Y el desconocimiento trae consigo “mitos” que activan estereotipos que empeoran la situación de estos estudiantes.

Consultamos con el psicólogo social José Manuel Delgado Taboada.

¿Qué podría decirnos sobre los mitos acerca de estudiantes con altas capacidades?

Parten del desconocimiento de la naturaleza y característica de estos estudiantes, y de hecho pueden contribuir a agravar la situación de los mismos en la escuela. Entre los mitos principales se tiene la idea de que al tener altas capacidades, los estudiantes ya no necesitan medidas educativas específicas porque son muy inteligentes. Esto es obviamente falso. De hecho, sin un apoyo educativo, estos chicos podrían tener dificultades relacionadas a mantener su motivación, aburrirse y frustrarse en la monotonía de las clases, y eso puede ser contraproducente de cara a su futuro académico.

¿Qué otros mitos existen?

Otro mito clásico es que siempre tienen las mejoras notas de la clase. También completamente falso y refleja el nivel de desconocimiento que se suele tener de esta población. No digo que no puedan ser los primeros de la clase, pero solo luego de un trabajo constante. Una cosa es el rendimiento y otra muy distinta la capacidad. Los niños que mejor rinden suelen estar bien adaptados a la etapa escolar. Pero los estudiantes con altas capacidades se tienen que enfrentar a un impasse entre el desarrollo normal de la clase y su ritmo de aprendizaje más rápido, lo que generalmente les genera frustración, desgano y problemas de adaptación.

¿Problemas de adaptación?

Claro. Suponga que es docente y deja un examen de 45 minutos. Este alumno ya lo resolvió en 10 minutos. Y si no tiene una estrategia específica para mantener su atención, lo condena a 35 minutos de tortura, sentado esperando que los demás acaben. Se frustrará y lo que es peor, podría acabar teniendo cólera a la clase y pida a sus padres que lo cambien de escuela.

Otro mito es que son buenos en todo. No; en el caso de los superdotados dependería de su interés y también de que los docentes los motiven. Pero también podría un estudiante ser bueno solo en un área de conocimiento específica y seguiría siendo de altas capacidades, en ese caso un talentoso.

Todos estos mitos se deben a que los docentes no reciben formación ni en la carrera ni en servicio sobre el tema: si acaso identifican o les muestran a estos estudiantes, no saben cómo trabajar con ellos y ocasionalmente cometen errores. Pero esto no es del todo cierto, cada estudiante tiene habilidades propias, estilos de aprendizaje preferidos e intereses propios.

¿Qué errores típicos de los docentes?

Los estudiantes con altas capacidades cuentan con una serie de potencialidades que deben ser entrenadas, forjadas, retadas y estimuladas periódica y tenazmente. Sin retos, es probable que esa potencialidad se desaproveche, que el estudiante se desmotive y que el talento se pierda.

Los errores típicos que cometen los docentes calzan con los mitos. Para los que creen que son buenos en todo, no los retan en sus intereses específicos. Para los que creen que deberían tener las mejores notas, no toman medidas para convertir ese potencial en rendimiento. Y para los que creen que ya vienen con un don y no hay nada que puedan hacer con ellos, se equivocan.

Otros errores tienen que ver con la forma de relacionarse con ellos. Varios docentes son escépticos y cuando el estudiante comete un error los emplazan, como si esperaran que fueran infalibles. Esto resulta terrible para su autoestima.

¿Cómo aprovechamos sus potencialidades?

Primero, identificando a los estudiantes y, sobre todo, aplicando estrategias de enriquecimiento curricular y extracurricular en el aula regular. Enriquecer el currículo significa diferentes acciones como ampliar contenidos específicos, complementar con ejercicios y ejemplos, complejizar poniendo la valla más alta y retando la capacidad cognitiva de los estudiantes, dejándoles investigaciones que los mantengan interesados. En definitiva, diseñando escenarios de aprendizaje de alta complejidad cognitiva, tomando en cuenta la llamada taxonomía de Bloom.

¿Qué es la taxonomía de Bloom?

Es una teoría que ordena las estrategias de aprendizaje según la complejidad cognitiva. Se divide en seis niveles, los tres primeros referidos a procesos cognitivos básicos como recordar, comprender y aplicar, mientras que los procesos más complejos son los de analizar, evaluar y crear. En educación básica regular, muchos docentes diseñan procesos de aprendizaje y evaluaciones con los primeros niveles, y no están acostumbrados a los últimos, porque son más difíciles de diseñar y de evaluar.

 

Tags relacionados

Relacionadas

Política

Mitos en torno a estudiantes con altas capacidades

hcmujica@gmail.com
Niña
11 de diciembre del 2023

Informe
Señal de Alerta-Herbert Mujica Rojas
12-12-2023

Mitos en torno a estudiantes con altas capacidades

Las características de los estudiantes con altas capacidades son desconocidas para muchos educadores, otros profesionales del sector y la propia comunidad educativa. Y el desconocimiento trae consigo “mitos” que activan estereotipos que empeoran la situación de estos estudiantes.

Consultamos con el psicólogo social José Manuel Delgado Taboada.

¿Qué podría decirnos sobre los mitos acerca de estudiantes con altas capacidades?

Parten del desconocimiento de la naturaleza y característica de estos estudiantes, y de hecho pueden contribuir a agravar la situación de los mismos en la escuela. Entre los mitos principales se tiene la idea de que al tener altas capacidades, los estudiantes ya no necesitan medidas educativas específicas porque son muy inteligentes. Esto es obviamente falso. De hecho, sin un apoyo educativo, estos chicos podrían tener dificultades relacionadas a mantener su motivación, aburrirse y frustrarse en la monotonía de las clases, y eso puede ser contraproducente de cara a su futuro académico.

¿Qué otros mitos existen?

Otro mito clásico es que siempre tienen las mejoras notas de la clase. También completamente falso y refleja el nivel de desconocimiento que se suele tener de esta población. No digo que no puedan ser los primeros de la clase, pero solo luego de un trabajo constante. Una cosa es el rendimiento y otra muy distinta la capacidad. Los niños que mejor rinden suelen estar bien adaptados a la etapa escolar. Pero los estudiantes con altas capacidades se tienen que enfrentar a un impasse entre el desarrollo normal de la clase y su ritmo de aprendizaje más rápido, lo que generalmente les genera frustración, desgano y problemas de adaptación.

¿Problemas de adaptación?

Claro. Suponga que es docente y deja un examen de 45 minutos. Este alumno ya lo resolvió en 10 minutos. Y si no tiene una estrategia específica para mantener su atención, lo condena a 35 minutos de tortura, sentado esperando que los demás acaben. Se frustrará y lo que es peor, podría acabar teniendo cólera a la clase y pida a sus padres que lo cambien de escuela.

Otro mito es que son buenos en todo. No; en el caso de los superdotados dependería de su interés y también de que los docentes los motiven. Pero también podría un estudiante ser bueno solo en un área de conocimiento específica y seguiría siendo de altas capacidades, en ese caso un talentoso.

Todos estos mitos se deben a que los docentes no reciben formación ni en la carrera ni en servicio sobre el tema: si acaso identifican o les muestran a estos estudiantes, no saben cómo trabajar con ellos y ocasionalmente cometen errores. Pero esto no es del todo cierto, cada estudiante tiene habilidades propias, estilos de aprendizaje preferidos e intereses propios.

¿Qué errores típicos de los docentes?

Los estudiantes con altas capacidades cuentan con una serie de potencialidades que deben ser entrenadas, forjadas, retadas y estimuladas periódica y tenazmente. Sin retos, es probable que esa potencialidad se desaproveche, que el estudiante se desmotive y que el talento se pierda.

Los errores típicos que cometen los docentes calzan con los mitos. Para los que creen que son buenos en todo, no los retan en sus intereses específicos. Para los que creen que deberían tener las mejores notas, no toman medidas para convertir ese potencial en rendimiento. Y para los que creen que ya vienen con un don y no hay nada que puedan hacer con ellos, se equivocan.

Otros errores tienen que ver con la forma de relacionarse con ellos. Varios docentes son escépticos y cuando el estudiante comete un error los emplazan, como si esperaran que fueran infalibles. Esto resulta terrible para su autoestima.

¿Cómo aprovechamos sus potencialidades?

Primero, identificando a los estudiantes y, sobre todo, aplicando estrategias de enriquecimiento curricular y extracurricular en el aula regular. Enriquecer el currículo significa diferentes acciones como ampliar contenidos específicos, complementar con ejercicios y ejemplos, complejizar poniendo la valla más alta y retando la capacidad cognitiva de los estudiantes, dejándoles investigaciones que los mantengan interesados. En definitiva, diseñando escenarios de aprendizaje de alta complejidad cognitiva, tomando en cuenta la llamada taxonomía de Bloom.

¿Qué es la taxonomía de Bloom?

Es una teoría que ordena las estrategias de aprendizaje según la complejidad cognitiva. Se divide en seis niveles, los tres primeros referidos a procesos cognitivos básicos como recordar, comprender y aplicar, mientras que los procesos más complejos son los de analizar, evaluar y crear. En educación básica regular, muchos docentes diseñan procesos de aprendizaje y evaluaciones con los primeros niveles, y no están acostumbrados a los últimos, porque son más difíciles de diseñar y de evaluar.

 

Tags relacionados