Política

Fino ajedrez parlamentario: what?

hcmujica@gmail.com
keikojuzgado
Fino ajedrez parlamentario: what?
28 de julio del 2023

Informe
Señal de Alerta-Herbert Mujica Rojas
29-7-2023

Fino ajedrez parlamentario: what?

El flamante presidente del Congreso, Alejandro Soto, tiene un montón, decenas, de carpetas fiscales y está de protagonista de aquellas. Una simple operación matemática revela que si tan sólo 3 ó 4 ó 5 de esos documentos lo encontraran como responsable, su posición en el titularato del Parlamento, se desmoronaría. Sin pena ni gloria, sin tiempo para que los historiadores (los más piadosos), registren su paso efímero y desteñido.

Un observador sagaz apunta: cae Soto, y el relevo lo pesca Hernando Guerra, el notable converso hoy acérrimo fujimorista, cuando ayer vibraba de emoción en las antípodas. Muy común el movimiento pendular que privilegia la ubicación palurda y zafia a la consagración y la lucha por las mayorías nacionales.

Por tanto, sin haber ganado las elecciones, habiendo desestabilizado con inexistentes fraudes el resultado que dio como ganador a Pedro Castillo, los fujimoristas accederían al timón del Congreso.

Cierto que el titular Fino ajedrez parlamentario, no se condice con las míseras cualidades del actual Congreso. Nulos intelectuales, miopes geopolíticos que no aciertan a entender la inmensa geografía peruana, sus recursos no renovables, sus ecosistemas, su capacidad de impulso a creaciones artísticas, literarias y políticas locales merced al hartazgo de la “cultura” limeña, es casi una aventura reconocer cualquier atisbo de luces.

¿Qué hay en juego? Los que viven de paporreta cantarán salmodias y recetas de siempre: la pobreza, salud, infraestructura, horizonte de país, relación con las otras naciones latinoamericanas. Esto significaría también que nuestros legisladores habrían alcanzado algún entendimiento. Me temo que hay otra razón más simple y codiciosa.

¿Quién está a punto de reiniciar su presentación en los casos que por lavado de activos le ha planteado la justicia? ¡Dieron en el clavo: Keiko Fujimori! Entonces para aquellos y sus cómplices tontos útiles, todo lo demás es menos importante. Se trata de dilatar, evitar o entorpecer las penas severas que podrían aguardar a la varias veces derrotada ex candidata presidencial.

Nadie puede dudar que la aspiración de Keiko Fujimori es la de demostrar la limpieza de su accionar y quedar libre de polvo y paja. Tal como van las cosas, resulta un cometido difícil. Todo apunta a que alguna certeza tiene el conjunto de cargos.

¿Y eso significa que debe librarse en el Congreso, como prioridad fundamental, una lucha en favor de la mencionada señora? ¿Alguien pone en tela de duda qué es lo que van a hacer los partidarios de Alberto Kenya y ahora por su hija?

Por si alguien guarda vacilación, es pertinente recordar que durante más de 15 meses, los fujimoristas alegaron un fraude en mesa y responsabilizaron a medio mundo. Todas las investigaciones nunca hallaron trampa pero los patibularios insistieron envileciendo la política peruana a rangos de fango, lodo y mugre.

¿Y a qué costo sería todo este espectáculo tan despreciable?

Conviene entonces saber ¿qué lugar se reserva –o le van a dispensar- a la presidenta Dina Boluarte cuyo acuerdo con el fujimorismo tiene reglas de coexistencia pacífica y un pacto claro de no agresión? ¿Hasta cuándo?

La señora Keiko Fujimori no solo tiene problemas legales. Nunca explicó –si es que hay alguna razón para aquello- su desconocimiento a PPK, origen de no pocos problemas gratuitos que debieron haberse resuelto con clase y sentido de responsabilidad.

También con Castillo el asunto fue de lo más repugnante. Gritones y gritonas hicieron de sus ladridos, catecismo diario y su palabra de orden fue: ¡Vacancia! No legislaban, torpedeaban. Los espectáculos fueron denigrantes. Perú tuvo, bajo el patrocinio y órdenes directas, una representación en Plaza Bolívar que asemejó a una jauría con hambre de varios días.

¿Volverá el Congreso a ser el escenario o parapeto de defensa personal de una candidata que despierta violenta oposición en gran parte del Perú?

Un país entero no puede depender de la suerte particular, privada, de alguien en singular. ¿Para qué tiene abogados bien rentados y que paga nadie sabe con qué dinero? Recordemos con Ricardo Palma: cura que no tiene cerería, de dónde pecata mía, si no es de la sacristía.

El electorado fujimorista fue creado con el populismo de un Estado en manos de genuinos delincuentes que acabaron en la cárcel. Pero ¿qué alternativa les ofrece la política actual en Perú, aparte de mediocridades vulgares?

El ajedrez en el Congreso puede ser la continuación, una vez más, de nuestra descolorida historia republicana.

Tags relacionados

Relacionadas

Política

Fino ajedrez parlamentario: what?

hcmujica@gmail.com
keikojuzgado
Fino ajedrez parlamentario: what?
28 de julio del 2023

Informe
Señal de Alerta-Herbert Mujica Rojas
29-7-2023

Fino ajedrez parlamentario: what?

El flamante presidente del Congreso, Alejandro Soto, tiene un montón, decenas, de carpetas fiscales y está de protagonista de aquellas. Una simple operación matemática revela que si tan sólo 3 ó 4 ó 5 de esos documentos lo encontraran como responsable, su posición en el titularato del Parlamento, se desmoronaría. Sin pena ni gloria, sin tiempo para que los historiadores (los más piadosos), registren su paso efímero y desteñido.

Un observador sagaz apunta: cae Soto, y el relevo lo pesca Hernando Guerra, el notable converso hoy acérrimo fujimorista, cuando ayer vibraba de emoción en las antípodas. Muy común el movimiento pendular que privilegia la ubicación palurda y zafia a la consagración y la lucha por las mayorías nacionales.

Por tanto, sin haber ganado las elecciones, habiendo desestabilizado con inexistentes fraudes el resultado que dio como ganador a Pedro Castillo, los fujimoristas accederían al timón del Congreso.

Cierto que el titular Fino ajedrez parlamentario, no se condice con las míseras cualidades del actual Congreso. Nulos intelectuales, miopes geopolíticos que no aciertan a entender la inmensa geografía peruana, sus recursos no renovables, sus ecosistemas, su capacidad de impulso a creaciones artísticas, literarias y políticas locales merced al hartazgo de la “cultura” limeña, es casi una aventura reconocer cualquier atisbo de luces.

¿Qué hay en juego? Los que viven de paporreta cantarán salmodias y recetas de siempre: la pobreza, salud, infraestructura, horizonte de país, relación con las otras naciones latinoamericanas. Esto significaría también que nuestros legisladores habrían alcanzado algún entendimiento. Me temo que hay otra razón más simple y codiciosa.

¿Quién está a punto de reiniciar su presentación en los casos que por lavado de activos le ha planteado la justicia? ¡Dieron en el clavo: Keiko Fujimori! Entonces para aquellos y sus cómplices tontos útiles, todo lo demás es menos importante. Se trata de dilatar, evitar o entorpecer las penas severas que podrían aguardar a la varias veces derrotada ex candidata presidencial.

Nadie puede dudar que la aspiración de Keiko Fujimori es la de demostrar la limpieza de su accionar y quedar libre de polvo y paja. Tal como van las cosas, resulta un cometido difícil. Todo apunta a que alguna certeza tiene el conjunto de cargos.

¿Y eso significa que debe librarse en el Congreso, como prioridad fundamental, una lucha en favor de la mencionada señora? ¿Alguien pone en tela de duda qué es lo que van a hacer los partidarios de Alberto Kenya y ahora por su hija?

Por si alguien guarda vacilación, es pertinente recordar que durante más de 15 meses, los fujimoristas alegaron un fraude en mesa y responsabilizaron a medio mundo. Todas las investigaciones nunca hallaron trampa pero los patibularios insistieron envileciendo la política peruana a rangos de fango, lodo y mugre.

¿Y a qué costo sería todo este espectáculo tan despreciable?

Conviene entonces saber ¿qué lugar se reserva –o le van a dispensar- a la presidenta Dina Boluarte cuyo acuerdo con el fujimorismo tiene reglas de coexistencia pacífica y un pacto claro de no agresión? ¿Hasta cuándo?

La señora Keiko Fujimori no solo tiene problemas legales. Nunca explicó –si es que hay alguna razón para aquello- su desconocimiento a PPK, origen de no pocos problemas gratuitos que debieron haberse resuelto con clase y sentido de responsabilidad.

También con Castillo el asunto fue de lo más repugnante. Gritones y gritonas hicieron de sus ladridos, catecismo diario y su palabra de orden fue: ¡Vacancia! No legislaban, torpedeaban. Los espectáculos fueron denigrantes. Perú tuvo, bajo el patrocinio y órdenes directas, una representación en Plaza Bolívar que asemejó a una jauría con hambre de varios días.

¿Volverá el Congreso a ser el escenario o parapeto de defensa personal de una candidata que despierta violenta oposición en gran parte del Perú?

Un país entero no puede depender de la suerte particular, privada, de alguien en singular. ¿Para qué tiene abogados bien rentados y que paga nadie sabe con qué dinero? Recordemos con Ricardo Palma: cura que no tiene cerería, de dónde pecata mía, si no es de la sacristía.

El electorado fujimorista fue creado con el populismo de un Estado en manos de genuinos delincuentes que acabaron en la cárcel. Pero ¿qué alternativa les ofrece la política actual en Perú, aparte de mediocridades vulgares?

El ajedrez en el Congreso puede ser la continuación, una vez más, de nuestra descolorida historia republicana.

Tags relacionados