¡Inversión pública debe crecer con gestión aceptable!

Lun, 08/31/2020 - 12:34 -- alerta
Germán Lench Cáceres
 
por Germán Lench Cáceres; germanlench@gmail.com
 
1-9-2020
 
El problema central en Perú es que por más que se den recursos, no se ejecutan los proyectos públicos por falta de capacidad de gestión y el elevado nivel de la corrupción que resta el impulso a la inversión pública.
 
Al mes de agosto de 2020 la inversión pública acumula una caída de -35% en lo que va del año.
 
Necesitamos ejecutar inversión pública para promover la inversión del sector privado y debido a la situación actual de recesión económica, este impulso puede ser acompañado por una política monetaria más expansiva.
 
Se debe conocer que el tiempo promedio de elaborar los documentos técnicos para convocar a la ejecución de una obra, tarda más de un año, ya que los estudios son mal hechos, son observados o reformulados. Si a esto sumamos el proceso de licitación, el período termina siendo, de dos o tres años para el inicio de las ejecuciones de las obras. Pero durante la ejecución de obras se presentan deficiencias por los estudios mal reformulados, lo que origina nuevos retrasos.
 
El mayor gasto público para la ejecución de obras públicas, podría ser el motor principal para promover e incentivar la recuperación económica, ejecutando inversión pública en aspectos sociales infraestructura, salud y educación.
 
Por tanto, la alternativa es reactivar la inversión privada; la experiencia internacional demuestra que es la única manera de lograr un crecimiento sano y sostenible; pero los teóricos del equipo económico del ministerio de Economía no dicen ¿cómo hacer para aumentar la inversión privada?
 
La inversión pública debe crecer con una gestión pública aceptable; no se ve el nuevo Sistema Nacional de Programación Multianual y Gestión de Inversiones (Invierte.pe) para acelerar la ejecución de proyectos. La inversión pública no se incrementará, las nuevas gestiones de las autoridades regionales tienen que conocer sus planes de desarrollo regional y las obras que lo conforman.
 
Las autoridades deben conocer que la inversión pública, casi el 40% a nivel nacional, tiene deficientes expedientes técnicos, arbitrajes y que las empresas constructoras de infraestructura piden adicionales de obras y muchas construcciones están paralizadas o en problema de ejecución. Debe informarse que la ejecución de carreteras, puentes, sistemas de agua y saneamiento, colegios, centros de salud y programas de vivienda son inversiones por ejecutar y se deben corregir los errores en el diseño de las obras como en su ejecución y gestión.
 
En la etapa de ejecución y gestión, cada entidad debe ver los resultados de las inversiones. ¿Se ejecutó lo que tenía que hacerse? ¿Aumentaron los costos? ¿Se sustentaron técnicamente? ¿Está funcionando la obra luego de la inversión?
 
El pueblo pide apoyo al emprendimiento, hay desconfianza con el gobierno, tenemos una burocracia paquidérmica compleja y trámites inmanejables que faciliten la inversión, el Estado no funciona y nuestro aparato estatal es ineficiente y cuando se trata de crear las condiciones para generar riqueza, abdica de sus funciones; cuando se relaciona con la inversión privada, las señales son para trabarla. Hoy no se ve liderazgo, Ni se ve un norte.
 
Según Michael Porter, el gurú de la competitividad, en su última visita al Perú mencionó: “La corrupción es una de las deficiencias más graves que limitan el crecimiento y desarrollo”; se debe limpiar el sistema judicial; dijo que se debe alcanzar un Estado de derecho (un sistema judicial efectivo sin de corrupción), así como instituciones políticas sólidas (estabilidad política y un gobierno efectivo), de lo contrario no retomaremos el crecimiento.
 
Para el plan de reactivación o crecimiento de la economía se deben reformular los planes de inversión nacional, regional y local, sin embargo, solo el ministerio de Economía Finanzas y el Banco Central de Reserva deciden y no se involucra al Centro Nacional de Planeamiento Estratégico-CEPLAN; que debe conducir la inversión pública.
 
El economista francés Claude Frederick Bastiat, decía: “La gente empieza a darse cuenta de que el aparato del gobierno es costoso. Lo que aún no ven es que el peso cae sobre ellos.”