Política

¡Autocastración del Congreso !

hcmujica@gmail.com
¡Autocastración del Congreso!
¡Autocastración del Congreso!
20 de octubre del 2022

¡Autocastración del Congreso!

Subrayando la ominosa acción del Congreso que, como dice la lengua popular, está en genuino trompo, el notable penalista, Guillemo Olivera Díaz, escribió el 18 de los corrientes:

“Con esta demanda el Congreso reconoce su incompetencia, por lo que no puede, ni debe, tramitar la llamada "denuncia constitucional" contra el presidente Pedro Castillo hasta que el TC dicte sentencia e interprete el numeral 117° de la Constitución Política, motivo de su demanda. ¡Un real harakiri!

Carece de una interpretación, por eso la demanda. Y como no la tiene no la puede aplicar y acusar, ni sancionar, al presidente Castillo denunciado por delitos y que la fiscal denunciante busca que la autoricen acusarlo, pese a que el numeral 117 en cuestión no permite que sea acusado durante su mandato, hasta el 28-7-2026.”

En lenguaje común también puede decirse que los inquilinos tozudos que habitan precariamente en Plaza Bolívar, bien pueden ¡irse a llorar al río!

Algunos legisladores son genéticamente huérfanos de cualquier vergüenza y por eso no tienen empacho en mostrar su intrépida nueva recolección de firmas. ¿Para qué? Pues no podía ser de otro modo ¡para la vacancia!

El espectáculo es de dudosa calidad o legislativa y menos cívica. El pueblo paga a los legiferantes para que no concurran a sus sitios de origen, con licencia del Reglamento, y se diviertan buceando o “fiscalizando” libros que jamás leerán. Y sólo a guisa de referencia lo antedicho.

El pueblo no sólo vota en las urnas. También sufraga cuando marcha en protesta por las calles y manifiesta su repudio a capituleros y mediocres. ¿No parece rarísimo que entre los complotados no exista una sola cabeza serena que imponga calma?

La suma de ridículos, insensateces, payasadas, ignorancias, torpezas y asesinatos de la razón acaecidos en el Perú de los últimos meses, es de un largo incalculable. Ante el mundo los funcionarios públicos del Ejecutivo y Legislativo dan muestras de soberbias capacidades actorales pero nula, muy nula, conciencia cívica para pensar en el país y en su futuro.

No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Tags relacionados

Relacionadas

Política

¡Autocastración del Congreso !

hcmujica@gmail.com
¡Autocastración del Congreso!
¡Autocastración del Congreso!
20 de octubre del 2022

¡Autocastración del Congreso!

Subrayando la ominosa acción del Congreso que, como dice la lengua popular, está en genuino trompo, el notable penalista, Guillemo Olivera Díaz, escribió el 18 de los corrientes:

“Con esta demanda el Congreso reconoce su incompetencia, por lo que no puede, ni debe, tramitar la llamada "denuncia constitucional" contra el presidente Pedro Castillo hasta que el TC dicte sentencia e interprete el numeral 117° de la Constitución Política, motivo de su demanda. ¡Un real harakiri!

Carece de una interpretación, por eso la demanda. Y como no la tiene no la puede aplicar y acusar, ni sancionar, al presidente Castillo denunciado por delitos y que la fiscal denunciante busca que la autoricen acusarlo, pese a que el numeral 117 en cuestión no permite que sea acusado durante su mandato, hasta el 28-7-2026.”

En lenguaje común también puede decirse que los inquilinos tozudos que habitan precariamente en Plaza Bolívar, bien pueden ¡irse a llorar al río!

Algunos legisladores son genéticamente huérfanos de cualquier vergüenza y por eso no tienen empacho en mostrar su intrépida nueva recolección de firmas. ¿Para qué? Pues no podía ser de otro modo ¡para la vacancia!

El espectáculo es de dudosa calidad o legislativa y menos cívica. El pueblo paga a los legiferantes para que no concurran a sus sitios de origen, con licencia del Reglamento, y se diviertan buceando o “fiscalizando” libros que jamás leerán. Y sólo a guisa de referencia lo antedicho.

El pueblo no sólo vota en las urnas. También sufraga cuando marcha en protesta por las calles y manifiesta su repudio a capituleros y mediocres. ¿No parece rarísimo que entre los complotados no exista una sola cabeza serena que imponga calma?

La suma de ridículos, insensateces, payasadas, ignorancias, torpezas y asesinatos de la razón acaecidos en el Perú de los últimos meses, es de un largo incalculable. Ante el mundo los funcionarios públicos del Ejecutivo y Legislativo dan muestras de soberbias capacidades actorales pero nula, muy nula, conciencia cívica para pensar en el país y en su futuro.

No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Tags relacionados