¡Aguda escasez de líderes!

Dom, 05/29/2022 - 15:00 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
30-5-2022
 
¡Aguda escasez de líderes!
 
Padecemos una falta de liderazgo. Pero no es suficiente enunciar un asunto tan común en Perú. Hay escasez aguda de adalides. Los que “hay” son ignorantes, no conocen al Perú ni a sus distintas y múltiples poblaciones, no tienen idea de cómo relacionarlas con planes productivos simples pero inclusivos de tal modo que ganen todos. Es decir, la clamorosa orfandad de dirigentes, produce el 90% de la crisis política, económica y, sobre todo, moral.
 
Los esfuerzos “industriales o comerciales” privilegian a las “empresas” acostumbradas a manejar el país con grandes bufetes de abogados y talleres contables, unos y otros, expertos en trabar la acción punitiva tributaria, en envejecer las multas y hacerlas prescriptibles o de engañar con menor pago de impuestos. De resultas que los que tienen el mando, por angas o por mangas, se enriquecen oblando sueldos y salarios ínfimos.
 
El pavoroso desorden del “sistema” económico nacional reconoce en la informalidad un muy grueso sector que hace girar la economía pero con elusión escandalosa de tributos, el Estado no percibe del sector informal porque no hay giro de documentación o comprobantes. Un hueco enorme y son millones de peruanos que empeñan sus días haciendo no pocas veces, productos de muy mala calidad pero al alcance de bolsillos pauperizados.
 
Sectores industriales enormes empleadores y generadores de puestos de trabajo van caminando inexorablemente a la quiebra y, lo peor, sin ninguna esperanza de reflotamiento o reorganización. El Estado desampara y los gobiernos ejecutan rotación poniendo a sus alfiles en la administración publica. Verbi gracia, en MINSA genuinas pandillas se disputan los cargos porque el sueldo NO interesa. Sí es valiosa la coima, mientras dure el sistema de corrupción institucionalizado y muy “organizado”.
 
El patrón de ingesta tiene gravísimas fallas desde la siembra, la cosecha y la colocación del producto a los intermediarios, comerciantes y luego al consumidor final. El tema de la papa y las 524 toneladas que se adquieren como importación, da una muestra monstruosa de las distorsiones. ¿Por qué no mejorar los campos y los productos y los métodos de siembra para consumo interno y exportación en lugar de traerlo del extranjero? El tema del trigo nos ata a unas pocas empresas que obtuvieron durante el fujimorismo de exenciones y ventajas tributarias notables aunque dañinas al país. Usted me habló de la cadena de frío. ¡Cuánto se podría hacer por cambiarlo radicalmente!
 
Hace 200 años que se juró la “independencia” pero en la actualidad estamos más dependientes que nunca de los poderes imperiales y globales que nos ponen el precio a la moneda, tasan los productos de importación, regulan la periodicidad productiva y cuando hay baja en los precios, asumimos los menores ingresos. Perú es un país pequeño en el concierto mundial. Aunque tenemos todas las biodiversidades, frutos, árboles, y gente capaz de subir y bajar desde y hacia los 5 mil metros sobre el nivel del mar, navegar por ríos inmensos y extensos y pescar en casi 3 mil kms. de litoral cuya riqueza explotan barcos arrastreros gigantescos y pertenecientes a países poderosos. Nuestra autoestima está por los suelos. Nadie entiende, o muy pocos, ¿qué es ser peruano y cuál es nuestra historia? ¿Y nuestros cielos perforados por tratos inequitativos por gobiernos entreguistas? ¡Es hora de poner la casa, el mar y los cielos en orden!
 
¿Qué hacer?
 
Mucho. Una primera vía es la información vía artículos diversos y muy bien documentados a través de un lenguaje simple pero contundente, orgulloso de su contenido y creador de un clima de solidaridad bajo un lema simple: ¡Sí se puede! y con respeto a la bandera, la historia de un pasado muy anterior a los incas y un presente que nos da todo pero que no explotamos y en no pocos casos, regalamos. ¿Por qué vías?: internet, redes sociales, luego búsqueda de estacionar una columna semanal en algún o algunos diarios y publicaciones, canales y radios, revistas, en todas partes.
 
Se trata de hacer conocer a nuestra gente que hay líderes y lideresas capaces de conducir al Perú a través de planteamientos eficaces, inclusivos, juveniles, guerreros. Miles son los derrotados por la corrupción y ya no van a hacer nada contra ella porque de eso viven. Están fracasados y muchos jóvenes miran eso y se decepcionan o buscan cómo irse del Perú. Un plan nacional de trabajo atractivo, muy bien pagado, con la participación de grandes firmas mundiales que trasladen sus centros de investigación y estudio al Perú, sí puede ser posible, si los interlocutores tienen qué decir, cómo hacerlo y ofrecen el ejemplo de sus vidas no contaminadas por la corrupción ante el veredicto público.
 
¿Falta tiempo?
 
Los líderes siempre están ocupados conduciendo. Pero tienen el deber y la obligación amorosa, también, de construir la delegación de funciones con igual requerimiento de eficacia y honradez en la gestión. La rendición de cuentas debe ser no sólo reglamentaria sino ¡obligación moral voluntaria e indispensable! Los comunicadores estudiosos, serios y enlazados al esfuerzo de construir Perú, deben ser descubiertos y comisionados para las tareas de apoyo y respaldo sólidos.
 
¿Hay nuevos responsables del mando del Perú?
 
Desde la empresa, la universidad, la escuela, desde cualquier parte hay que trabajar las novísimas plataformas, las enunciadas en este modesto borrador apenas si cubren una parte diminuta. Pero decían los franceses en 1968: la imaginación al poder. Ahora hay que repetirlo pero también diciendo: las nuevas juventudes a destruir la corrupción.