Sexualidad y salud mental, disfunciones más comunes

Vie, 08/07/2020 - 12:47 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
por Isabel Peña Rodríguez*; isabelpenarodriguez@yahoo.com
8-8-2020
 
Disfunciones sexuales, conjunto de trastornos heterogéneos típicamente caracterizados por una alteración clínica significativa de la capacidad de la persona para responder sexualmente a la pareja o para experimentar placer sexual. Una persona puede tener varias disfunciones sexuales a la vez.
 
Eyaculación Retardada, el varón refiere dificultad o incapacidad para eyacular a pesar de la presencia de estimulación adecuada y el deseo de hacerlo. Esto aparece durante las relaciones con la pareja.
 
En la evaluación y diagnóstico de esta disfunción se debe considerar los siguientes factores relevantes para la etiología o el tratamiento: factores de pareja (problemas sexuales de la pareja, estado de salud); factores de la relación (escasa comunicación, discrepancias en el deseo de mantener actividad sexual); factores de vulnerabilidad individual (imagen corporal mala, antecedentes de abuso sexual o emocional), comorbilidad psiquiátrica (depresión, ansiedad) o factores de estrés (pérdida del empleo, duelo); factores culturales y religiosos (inhibición en torno a prohibiciones de la actividad sexual, actitudes hacia la sexualidad), y factores médicos relevantes para el pronóstico, el curso o tratamiento. Cada uno de estos factores puede contribuir de distinta manera, a los síntomas que presentan los diferentes hombres con este trastorno.
 
Trastorno eréctil, el varón no consigue mantener la erección durante la actividad sexual con la pareja, esto también tiene un problema emocional, como la baja autoestima, poca confianza en sí mismo, un sentimiento de masculinidad disminuido, el varón llega a deprimirse.
 
En la evaluación y diagnóstico de esta disfunción se debe considerar: factores de pareja (problemas sexuales, estado de salud); factores de la relación (mala comunicación, discrepancias en el deseo de mantener la actividad sexual); factores de vulnerabilidad individual (imagen corporal mala, antecedentes de abuso sexual o emocional), comorbilidad psiquiátrica (depresión, ansiedad) o factores de estrés ( pérdida del empleo, duelo); factores culturales o religiosos (inhibición en relación a prohibiciones de la actividad sexual, actitudes hacia la sexualidad), y factores médicos relevantes para el pronóstico, el curso o el tratamiento. Cada uno de estos factores puede contribuir de distinta manera a los síntomas que presentan los diferentes hombres con este trastorno.
 
Trastorno orgásmico femenino, esta disfunción se refiere a la dificultad para experimentar el orgasmo, como también una marcada disminución en la intensidad de las sensaciones orgásmicas.
 
En la evaluación y el diagnóstico de esta disfunción se debe considerar: factores de pareja (problemas sexuales, estado de salud); factores de la relación (mala comunicación, discrepancias en el deseo de mantener actividad sexual); factores de vulnerabilidad individual (imagen corporal mala, antecedentes de abuso sexual o emocional), comorbilidad psiquiátrica (depresión, ansiedad), o factores de estrés (pérdida del empleo, duelo); factores culturales o religiosos (inhibición en relación a prohibiciones de la actividad sexual, actitudes hacia la sexualidad), factores médicos relevantes para el pronóstico, el curso o el tratamiento. Cada uno de estos factores puede contribuir de distinta manera a los síntomas que presentan las diferentes mujeres con este trastorno.
 
Trastorno del interés/excitación sexual femenina, en esta disfunción hay que tener en cuenta el contexto interpersonal de la mujer, menor deseo de mantener la actividad sexual que la pareja, el problema también muchas veces es emocional, baja autoestima, ansiedad, depresión.
 
En la evaluación y el diagnóstico de esta disfunción se debe de considerar: factores de pareja (problemas sexuales, estado de salud); factores de la relación (comunicación escasa, discrepancias en el deseo de mantener actividad sexual); factores de vulnerabilidad individual (imagen corporal mala, antecedentes de abuso sexual o emocional), comorbilidad psiquiátrica (depresión, ansiedad) o factores de estrés (pérdida de empleo, duelo); factores culturales o religiosos (inhibición en relación a prohibiciones de la actividad sexual, actitudes hacia la sexualidad), y factores médicos relevantes para el pronóstico, el curso o el tratamiento. Nótese que cada uno de estos factores puede contribuir de distinta manera a los síntomas que presentan las diferentes mujeres con este trastorno.
 
Fuente: DSM – 5, 5º EDICION
Continuará
………………………………………………………………………………………………
 
*Psicoterapeuta
Consultas: (01) 7779857, 995 006 364, 944 433 166