¡Poniendo orden en nuestro interior emocional!

Mié, 04/01/2020 - 19:10 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
por Isabel Peña Rodríguez; isabelpenarodriguez@yahoo.com
 
2-4-2020
 
Al asomarnos a nuestro interior, tenemos, a veces, la sensación similar de levantar la tapa del baúl de nuestra casa y al hacerlo nos encontramos con muchas cosas y objetos fuera de uso, pero con una carga emocional profunda e intensa.
 
Eso aviva nuestros recuerdos y muchas escenas familiares, sensaciones, música, olores, colores, etc., todos aquellos elementos que un día conformaron el ahora de aquél momento pasado.
 
Cuando nosotros tenemos acceso a nuestro interior emocional, se presentan dos aspectos esenciales, en primer lugar nos negamos a entrar a nuestra parte interior, oponemos resistencia, hay una fuerza extraña que dificulta ingresar y lo otro es que nuestras emociones internas, aunque aparentemente dormidas, están activas e influyen y perturban nuestras actividades diarias. Son, en último término, las que ordenan nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás, nuestra capacidad o incapacidad para tener una vida con bienestar.
 
“Entiendo que mi amor a mí mismo es la mayor posesión que tendré nunca. El amor por mí mismo/a solo nace cuando acepto y experimento mis sentimientos como son en ese mismo momento, tanto los agradables como los desagradables. Mi yo dolorido se cura al acogerlo yo de buen grado. Armarme a mí mismo/a me proporciona la fuerza para transformarme”
 
Se trata de sentir utilizando nuestra capacidad para experimentar lo que ocurre en este mismo momento en nuestro entorno y en nuestro interior.
 
Las vivencias de nuestra vida, hacen resurgir constantemente emociones eliminadas del subconsciente, esos sentimientos suprimidos se nos manifiestan a través de nuestro mecanismo de proyección.
 
Nuestra cólera, sensación de soledad, miedos, rabia, etc., son sentimientos que en realidad proceden de nuestro subconsciente emocional suprimido, pero nosotros lo atribuimos a otros estímulos.
 
Estas emociones suprimidas debemos rescatarlas del olvido y tomar conciencia de ellas. Se debe de abandonar conscientemente esos mecanismos de autorrechazo y aceptar.
 
Existen tres pasos muy importantes para restablecer nuestro equilibrio emocional: la toma de conciencia, aceptación y experiencia.
 
La herida que se produce en la mente del ser humano, como el miedo, la envidia, el egoísmo, la mentira, la desconfianza, la violencia son las más dificiles de curar. Y esas heridas son las responsables de nuestro sufrimiento.
 
………………………………………………………………………………………….
 
*Psicoterapeuta
 
Pronto nuevo consultorio
Telefonos: 995 006 364, 944 433 166, (01)3031413