Terapia de pareja, herramienta clave para una vida con calidad y bienestar

Mar, 07/02/2019 - 14:03 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
por Isabel Peña Rodríguez*; isabelpenarodriguez@yahoo.com
 
3-7-2019
 
En mí artículo anterior hablaba de amor, estaciones y etapas de una relación de pareja.
 
¿Qué es una terapia de pareja? Es una intervención que hace el psicoterapeuta para abordar las problemáticas que surgen de la interacción y la convivencia de la pareja, que altera su desenvolvimiento.
 
El profesional hace una evaluación para determinar la compatibilidad de la pareja en cuanto al carácter de cada uno de ellos, fija objetivos. Puede renovar y fortalecer la confianza en su pareja, tras una crisis de relación, mejora la comunicación de ambos, llega a puntos que a veces parecen irreconciliables, finalmente encamina su relación al crecimiento y al fortalecimiento de la pareja. E incluso a la familia.
 
¿Es importante la terapia de pareja para una vida de calidad y bienestar?
 
Pues sí. La pareja aprende nuevas pautas que resultaran más beneficiosas, se incrementa el reconocimiento y la iniciación de interacciones placenteras.
 
Existen los sistemas de intercambios en la pareja, la reciprocidad y la coerción.
 
La primera es la proporción equitativa de refuerzos positivos intercambiados entre la pareja que se caracteriza por su sensibilidad a las peticiones del otro y por su mutuo refuerzo de las conductas del otro. La cantidad y gama de acciones placenteras que un miembro recibe es proporcional a la cantidad de acciones placenteras que da.
 
La segunda es interacciones en las que ambos integrantes de la pareja se enganchan en acciones aversivas que controlan la conducta del otro. Es probable que si uno de los cónyuges utiliza la coerción para controlar la conducta, el otro también usara el mismo método. Estos actos son desagradables, aumenta hasta que se consigue la sumisión de uno de los cónyuges.
La insatisfacción de la pareja ocurre cuando se intercambian escasas conductas agradables, cuando las interacciones placenteras están limitadas a una sola área o cuando uno de los miembros de la pareja da muchas más gratificaciones que las que recibe. ¿Qué hacer cuando uno de ellos es reacio a recibir terapia ¿qué hacer? Debe intentar hablar con él o ella, ayudar a que él o ella hable de forma positiva y no amenazadora, para que al menos asista él o ella a una sesión.
 
Es bueno precisar que no se trata de echar la culpa a ninguno de los dos, se busca el bienestar, la mejora de la comunicación, que no se ahondará en el pasado a no ser para trabajar en mejores formas de interactuar en el presente y en el futuro. La comunicación EL DARSE CUENTA. La comunicación de sentimientos y la trasmisión de la información son la clave de una relación satisfactoria y el cimiento de la unión de la pareja.
 
La pareja se comunica de varias formas: hablan y se tocan, sonríen y lloran, van juntos y se separan, cuando la comunicación entre los compañeros es directa y sincera, cuando hay una corriente libre de sentimientos e ideas, cada miembro sirve de emisor y receptor del otro. Las interacciones en la pareja también se dan en la intimidad, se expresa y fluyen los sentimientos y los pensamientos.
 
Existen dos componentes principales en la comunicación de la pareja: el verbal y el no verbal, qué se dice y cómo se dice. La primera se le atribuye el tono de voz, la expresión facial, los gestos y postura corporal pueden ser más importantes que las palabras usadas en realidad.
 
La espontaneidad es hermosa cuando sucede, pero frecuentemente las acciones planificadas y determinadas son necesarias para facilitar una comunicación sincera y positiva, particularmente cuando una pareja con problemas, llega a terapia.
………………………………
 
*Psicoterapeuta Gestalt; 944433166