Tía María: ¡imprescindible quid pro quo*!

Dom, 07/14/2019 - 15:24 -- alerta
Pedro Flecha
 
por Pedro Flecha; pedroflecha@yahoo.com
 
15-7-2019
 
El valle, económicamente, ahora, vale poco.
 
Hay epocas de estío en el río Tambo que acumulan disueltos que no son favorables para cultivar, ergo el boro de las lavas volcánicas altoandinas. Ahí no hay nada que hacer como fuente. El boro del estiaje tiene que ser lavado en las épocas de crecida y llega a 20,000 m3/Ha/año. Como referencia Ica usa un máximo de 2,000 m3/Ha/año.
 
Esto no significa que el Valle del Tambo no sea una propuesta interesante de negocio. Porque la lavada cuesta más que la camisa. En los 70s de ASARCO/SPCC, cuando los agricultores se quejaban de la influencia de los gases (SO2) de la fundición en Ilo, SPCC pactó por decenas de años $ 1,000 por Ha/año a todo el valle (entre algunos límites). En esa época era bastante decente, pues, sin cultivar, la gente del valle tenía un mínimo modus vivendi.
 
Cuando Southern capta los humos, el valle del Tambo no importa.
 
Ahora, con Tía María los pobladores en un valle marginal, ven una oportunidad de tener, con presión, un mínimo sobreviviente. No plantean escuelas, quieren un canon personal /familiar, como fuera con ASARCO como punto fundamental y No. 1.
 
La fuerza económica real es que llevar agua desalinizada y bombeada a 900 metros de altura, pondría esta planta de lixiviación a un costo de agua casi equivalente a traer agua de otro valle muy distante en cisternas. El juego ahí es elemental. Southern desaliniza abajo 1m3 de agua sin boro para el agro y lo canjea (Physical Swap) por  agua con boro arriba .
 
Tía María tiene que hacerse, sin duda, pero tiene que haber un quid pro quo. Como la gente ahí que en promedio familiar no tiene mas de 3 Has, Tía María, como está planteada, es el “enemigo” porque les van a quitar hasta los calzoncillos.
 
Felizmente Southern fue más paciente y dialogante vs Newmont/Buenaventura/Conga, que devino en un desastre cuando una sola mujer resistente, reconocida internacionalmente, les trajo el proyecto abajo.
 
La solución de Tía María es muy simple. La ASARCO o Southern compra las propiedades circundantes en el valle a un precio de alrededor 20,000 dlrs por Ha y las pone en producción controlada, como ejemplo para otros agricultores o paga al año un fee de US$ 3,000 Ha/año.
 
Las cuestiones políticas y fenicias tanto de CONFIEP como los extremistas opositores, son secundarias. Una negociación consentida entre la empresa y la gente es un asunto particular y preciso. ¡El resto, incluyendo al Estado, solo farándula de circo de última!
………………………….
 
*quid pro quo: algo por algo