Presidente Vizcarra exige lucha frontal contra corrupción, ¿para cuándo el proceso transparente en pasaportes electrónicos?  

Dom, 09/01/2019 - 11:49 -- alerta
Herbert Mujica Rojas

2-9-2019
 

Entrado ya el noveno mes del 2019 la Superintendencia Nacional de Migraciones aún no emite la convocatoria a un proceso de licitación para los pasaportes electrónicos. A esta altura el muy usado recurso de emergencia por desabastecimiento está totalmente desacreditado porque tendría nombre y apellido: Imprimerie Nationale de Francia cuyo contrato vence en diciembre.
 
El proceso de licitación debería concitar el ojo atento y el escrutinio más riguroso de todos: Estado, Contraloría, Congreso, sociedad civil. No sólo nos referimos al hecho en sí del proceso sino que también a las bases del mismo que deben propiciar la participación plural, abierta, transparente de todas las empresas peruanas y extranjeras que así determinen hacerlo. Repetir experiencias anteriores y claramente detalladas como las ocurridas con los pasaportes electrónicos en Migraciones constituiría un claro indicio de manejo torpe y direccionado.
 
El presidente Martín Vizcarra ha hecho numerosas afirmaciones públicas ratificando que su gobierno está luchando contra la corrupción. ¡Precisamente! viciado o corrupto –valga la redundancia- es convocar mañosamente exigiendo en las bases características que sólo posee Imprimerie Nationale, como se habría hecho en meses pasados.
 
Numerosas preguntas saltan por su propio peso: ¿por qué hasta la fecha no se ha llevado a cabo la licitación?. Reiteramos el cuestionamiento de hace semanas: ¿se propicia un proceso con nombre y apellido o para favorecer a quien ya está desde el 2016 a cargo de los pasaportes electrónicos en Migraciones?
 
Por tanto, un proceso requiere de bases claras sin ninguna clase de intención secreta o soterrada o de dedicatoria expresa, más claro ¡sin favoritismos descarados! Las firmas peruanas o extranjeras que deseen participar en el proceso deben ser plenamente incorporadas si reúnen las condiciones o estándares mundiales en la producción de documentos de alta seguridad y ¡también! respondidas todas sus consultas –de haberlas- a plena satisfacción.
 
¿Qué está haciendo la Superintendente Nacional de Migraciones, Roxana del Aguila, sobre este álgido asunto que compromete seriamente su gestión al frente del portafolio? Luego de sus vacaciones bien haría en informar a la opinión pública.
 
¡Ningún proceso de licitación puede dejar de aclarar todas las dudas que emitan los participantes!
 
Todo lo antedicho que parece demasiado conocido o reglas inviolables necesitan de una realidad en el comportamiento de las entidades públicas. En Perú lo sabido, de puro sabido ¡se olvida!
 
Seguiremos ilustrando sobre este extraño capítulo del pasaporte electrónico que, como hemos dicho, hasta hoy no se produce la indispensable convocatoria a licitación limpia, ejemplar, transparente, plural.