Pasaportes electrónicos, OACI, ayer y hoy, paralelos sorprendentes y a la medida I

Dom, 11/17/2019 - 08:42 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
 
18-11-2019
 
 
Ante el incomprensible silencio de políticos, autoridades, gobernantes y periodistas “formadores de opinión”, hoy como ayer, encarga la Superintendencia Nacional de Migraciones, el concurso público para la fabricación de pasaportes electrónicos a la Organización de Aviación Civil-OACI (ICAO por sus siglas en inglés). ¿Era necesario repetir lo del 2015? Creemos que no porque aquí se pudo hacer entonces y en la actualidad con eficiencia. ¡Es más sin las múltiples irregularidades que denuncié y que jamás fueron respondidas y que el lector podrá comprobar con esta edición!
 
Quien dice la verdad no delinque ni incurre en difamación ni nada por el estilo. La defensa del interés público, aunque la olviden políticos, autoridades, gobernantes y periodistas “formadores de opinión” es un deber irrenunciable. Aunque casi siempre las respuestas sean denuncias penales queriendo matar al chasqui pero no a la información sólida y comprobable.
 
Sea que por olvido o descuido –y lo hemos dicho múltiples veces- las condiciones del presente proceso para pasaportes electrónicos tienden a que todo siga como está, es decir que el proveedor titular, IN Groupe (antes Imprimerie Nationale de Francia), continúe en esa condición inamovible.
 
Fue precisamente la actual titular de Migraciones, Roxana del Aguila, quien notició al país que a IN Groupe se le había ejecutado una fianza por S/ 25’800,000. Salvo que se corrija o precise mejor porque el lenguaje burocrático es enredado, ejecutar significa sancionar, castigar o lo que fuere pero por INCUMPLIMIENTO de los términos del contrato. Entonces (hasta la mitad del 2018) se expedía del Aguila como gerente general de Migraciones y el texto figura en carta notarial que nos dirigió por esas fechas.
 
Si en las bases actuales del proceso para pasaporte electrónico exige OACI que se sigan los patrones del proveedor vigente y que tiene patentes propias e intransferibles o imitables, entonces la cancha está marcada con nombre y apellido.
 
Es que la vaca no se acuerda cuando fue ternera.
 
Sabemos de expresiones durísimas y de condena a las múltiples irregularidades del proceso del 2015 cuando ya gerente de quien hoy tiene mayores responsabilidades y que olvida cuanto dijo y censuró y, además, corrigió ya desde la plataforma burocrática con mando y vara firme.
 
¿Se puede establecer algún o varios paralelos entre los procesos del 2015 y el actual del 2019 a punto de fenecer?
 
Sostengo que sí es posible y así lo informaremos a la opinión pública para que tenga las herramientas de opinión claras y precisas.
 
Otra vez ratifico: no hay difamación cuando se defiende el interés público. En cambio sí hay oídos sordos y mudez inexplicables.