Nuestra salud psíquica y los malsanos asuntos inconclusos

Lun, 12/30/2019 - 15:06 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
 
por Isabel Peña Rodríguez; isabelpenarodriguez@yahoo.com
31-12-2019
 
 
“No es verdad que el alma te pese.
el alma no pesa; es aire y humo y sea.
La noche es vasta. Tiene espacios para volar por
dónde quieras”
José Hierro. Premio Cervantes, 1998
 
Se llama así a cualquier situación intelectual, emocional, circunstancial o conductual, que implique que un asunto determinado no se resolvió. Una de las principales fuentes de malestar psicológico en las personas son los asuntos inconclusos no resueltos en nuestras vidas.
 
Los asuntos inconclusos aparecen cuando una persona se siente dolida, colérica o resentida hacia otra persona u otros. Y no encuentra la forma de resolver estos sentimientos malsanos. Es una experiencia dañina e incompleta. Estos asuntos inconclusos malsanos consumen en nuestro organismo gran parte de energía, lo que hace que tengamos poca resolución para afrontar otras situaciones.
 
Sucede que la tensión que mantiene el asunto inconcluso está encubierta, protegida por resistencias que las personas tenemos en nuestra parte interna y que se bloquean y es por eso que no nos damos cuenta. La tensión se expresa en nuestro cuerpo lo cual nos produce trastornos psicosomáticos, como gastritis, dolores de cabeza intensos, de espalda.
 
Nuestra salud psíquica reside en vivenciar un sistema de valores, adquirir sabiduría, amor, desarrollar un esquema de soporte, responsable y auténtico y, lo más importante, lograr un contacto consigo mismo y con el entorno. Una persona sana identifica sus necesidades en cada momento existencial y, a la vez, lucha para lograrlos. En cambio la “salud tóxica” interrumpe, bloquea, impide, lo cual provoca ansiedad, depresión, rigidez, resistencia al cambio, control neurótico, todas estas conductas malsanas evitan que el organismo establezca contacto sano con nuestro entorno y nosotros mismos.
 
Algunos asuntos inconclusos:
 
  • No haber expresado los sentimientos a una persona importante antes que muriera.
  • Cuando una persona se alejó en cualquier etapa de nuestras vidas, sin expresar sus razones o sin haber hecho todo lo necesario antes de marcharse.
  • No haber manifestado el resentimiento, tristeza o dolor a un padre o madre que nos abandonó.
  • No haber podido culminar un proyecto en cualquier espacio ya sea de índole educativa, profesional, empresarial, etc.
  • Haber salido de algún lugar, ya sea de un trabajo, universidad u otra institución de manera inesperada y no haber concluido el cierre.
  • Haber tenido que dejar una ciudad o un país o simplemente su casa o tu barrio sin despedirte. Así podríamos enumerar otros asuntos inconclusos que trastornan nuestra vida.
 
“Todo síntoma representa un grito del yo que implica un asunto inconcluso que se necesita cerrar y se vale de la expresion verbal o no verbal para buscar la resolución del mismo”
……………………………………………
 
*Psicoterapeuta