Estudio de mercado mera formalidad, Migraciones podría contratar de manera complementaria y continuar con el mismo proveedor francés de pasaportes electrónicos

Lun, 04/22/2019 - 15:07 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
23-4-2019

La Superintendencia Nacional de Migraciones echó a andar un proceso (estudio de mercado), solamente de cotización de pasaportes electrónicos por la cantidad de 1’400,000 unidades y para lo cual señala que la primera entrega deberá ser el 15 de octubre de este año. ¡Aunque usted no lo crea! ¿A qué se debe tanta aceleración?
 
Si los pasaportes los requieren para octubre y Migraciones sabe cuánto es el consumo anual de estos ¿cuál es la razón técnico-legal para realizar un estudio de mercado recién este mes de abril? ¿Por qué no se realizó con la debida anticipación?
 
Se debe advertir que gracias a la posibilidad de realizar un Contrato Complementario (30%), derivado del contrato inicial No. 033-2015MIGRACIONES-GG, sin necesidad de tener que acudir a ningún otro proveedor, Migraciones puede mandar a fabricar aproximadamente 1’336,492 pasaportes electrónicos. Suena apurado, pero hay mar de fondo y lo sabe bien la actual Superintendente Roxana del Aguila.
 
Cabe recordar que durante la gestión del anterior gobierno, Nadine-Ollanta, y a cargo de la Superintendencia de Migraciones, Boris Potozén Bracco, se adquirieron 1´200,000 pasaportes electrónicos en una controvertida licitación, plagada de irregularidades que denuncié al detalle.
 
Años después, Roxana del Aguila Tuesta, adquirió vía una adenda 850,000 pasaportes adicionales y ahora podría comprar 1´300,000 pasaportes bajo la modalidad de un contrato complementario. Literalmente el contrato original habría sido superado con creces.
 
Cuando la actual Superintendente Nacional de Migraciones, Roxana del Aguila Tuesta, se hizo cargo de la gerencia general, el 2016, tomó nota de múltiples y enojosas deficiencias en el servicio de Imprimerie Nationale y los pasaportes electrónicos. Parecía que una voz razonable asumía la gerencia y, sobre todo, con críticas por las gruesas impugnaciones al pésimo servicio de Imprimerie Nationale, la misma empresa francesa que podría favorecerse con una compra directa vía contrato complementario.
 
Entonces ¿para qué hay un proceso de cotización y estudio de mercado en marcha? En la administración pública no pocas veces sólo es exigible el cumplimiento de las formas. Basta con aquellas y de repente las decisiones son controversiales. ¿Sería éste un caso con esa naturaleza y pureza tan discutibles?
 
Pregunté desde el último tercio del 2018 si se iba a convocar a licitación, limpia y transparente para los pasaportes electrónicos. Nunca se me respondió y argumenté que eso significaba mantener en la nebulosa a la opinión pública. Todo lo contrario, a la Transparencia que dice el Estado mantener y suministrar a quien la requiera.
 
Pero, como he demostrado a lo largo de muchos meses, la relación de Migraciones con el proveedor Imprimerie Nationale ha reconocido múltiples viajes de funcionarios hacia Europa, algunos de ellos sin la autorización de viáticos que sí se hicieron contra la ley y de los que jamás he recibido aclaración alguna. En buena cuenta, las simpatías entrambas instituciones son más que manifiestas. Razón suficiente para exigir licitación pública y nada de componendas que pudieran encender luces rojas de alarma.
 
¿Estamos frente a un caso así? Esa es la pregunta que hay que trasladar a la Superintendencia Nacional de Migraciones para que aclare cuándo será convocada la licitación correspondiente. Del Aguila sabe muy bien que el tiempo es su mejor aliado para tener que ir a un contrato complementario, directo, sin complicaciones administrativas o burocráticas, más rápido, por un lado. Por el otro, la postergación de los proveedores nacionales y sus trabajadores ¡no favorecen al Perú!
 
Es hora de responder, señora Superintendente Nacional de Migraciones, Roxana del Aguila Tuesta y de hacerlo con la afirmación categórica que NO SE HARA una compra directa y discutible con una empresa, Imprimerie Nationale, sobre la que usted públicamente impugnó detalles que nadie sabe si han sido totalmente corregidos. Por eso, tiene usted la palabra.