El Yo y el Pseudo Yo

Lun, 09/16/2019 - 15:02 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
por Isabel Peña Rodríguez; isabelpenarodriguez@yahoo.com
17-9-2019
 
Tocamos hoy un tema muy interesante con la seguridad que le pondrá atención debida y lo llevará a la práctica.
 
El Yo representa nuestra esencia, vivenciamos al Yo como una potencialidad y que siempre está en proceso de cambios. Cuando nuestro Yo no actúa adecuadamente, es porque predomina el Pseudo Yo que está fuera de nuestros límites y es percibido como opresivo y hostil.
 
El Yo, en su forma activa es el que enfrenta o asemeja al ambiente y se caracteriza por su estructura, forma, decisión y separación.
 
Nuestro Yo es la parte de la personalidad que tiende siempre al éxito, tiene conciencia en el darse cuenta y es la voz del sí mismo o Self. Podemos ver a nuestro Yo como la capacidad de distinguir el mundo interno y externo.
 
El Pseudo Yo es la parte de nuestra personalidad, ajena al buen funcionamiento de la misma, el Pseudo Yo es resistente al cambio y por lo tanto es contrario a la salud mental del ser humano, es además automático e inconsciente. Acá, algunas diferencias entre el Yo y el Pseudo Yo.
 
YO                                                                                             PSEUDO YO
Quiero                                                                                        Debo
Cuestiona sin duda                                                                    Al dar por hecho no duda
Promueve el cambio hacia la salud                                           Resistencia al cambio
Observa y Analiza                                                                     Reacciona sin observar
Particulariza                                                                               Generaliza
Razona                                                                                       Racionaliza
Puede elegir                                                                               No puede elegir
Patrón de conducta flexible                                                       Patrón rígido
No se agrede a sí mismo(a)                                                       Agrede al sí mismo y al Yo
Reconoce y diferencia                                                               Repite: es automático
Tiene internalizaciones                                                              Tiene introyectos
Libera la energía bloqueada                                                       Retiene la energía
Actúa a favor del organismo                                                      Sabotea al organismo        
Capacidad de juicio                                                                    Prejuicio
Es creativo y espontáneo                                                            Es rutinario y rígido
Es portavoz del Self y tiende a la salud                                      Repite la cadena intergeneracional  
Reconoce el aquí y ahora                                                            Esta en el pasado o en el futuro
 
Cuando una persona se propone metas altas imposibles de alcanzar, estamos sometiéndonos al Pseudo Yo, ya que podemos aterrizar con resultados negativos y nos sentimos frustrados, además con ira y con quejas.
 
Cuando una persona integra su YO, adquiere buenos beneficios: estamos en contacto con nosotros mismos, somos capaces de permanecer activos a pesar de los obstáculos que podamos pasar, el contacto entre el medio y el organismo conlleva a la asimilación y puede transformar la relación entre ambos.
 
Nuestro YO interactúa para satisfacer nuestras necesidades emocionales éxitos o también fracasos. Si tenemos éxito encontramos nuestro apoyo y en él está nuestra seguridad. Cuando sabemos que todo no marcha bien, nos arriesgamos sabiendo que la solución será satisfactoria.
 
El Pseudo Yo es el malo de la película y el Yo es el bueno.
 
Entonces cuando estamos contaminados por nuestros introyectos, afloran todas nuestras conductas mal aprendidas que hemos guardado en nuestra mente o parte interna de nosotros, conductas inadecuadas de las personas significativas que hemos tenido desde la niñez o desde la panza de la madre.
 
En cambio el Yo desarrolla sus defensas particulares, siempre quiere estar en óptimas condiciones para sentirse bien y estar acorde con los cambios día a día.
 
Cuando nuestro Yo se enferma, sentimos los síntomas y debemos estar alertas. Eso quiere decir que se ha cerrado algún asunto inconcluso, eso representa una Gestalt Abierta.
 
Psicoterapeuta Gestalt
 
 
Psicoterapeuta Geltalt, Consultorio: Av. Caminos del Inca 2028 Of. 208. Urb. Las Gardenias, Surco. Teléfonos 995-006364, 944-33166 y (01) 303-1413. De lunes a sábado de 9:00 a.m., a 8:00 p.m.