Denuncia de golpe de Estado y grave crisis de gobernabilidad

Dom, 11/12/2017 - 18:21 -- alerta
Frente Unico-Partido del Pueblo
Frente Unico-Partido del Pueblo
El Frente Unico-Partido del Pueblo (FUP-PdP) a la ciudadanía

 
El FUP-PdP denuncia el golpe de Estado que promueve perversamente el fujimorismo, y su satélite servil en el Congreso, con denuncias y amenazas contra los integrantes del Tribunal Constitucional y el Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez. Al rechazar enérgicamente esa conspiración golpista, reafirmamos nuestro respaldo a la Fiscalía de la Nación en todas las acciones que, en cumplimiento de su mandato constitucional, viene realizando para combatir a las organizaciones criminales que siguen actuando en el país.
 
Para amplios sectores ciudadanos es evidente que el Perú recorre una grave crisis de gobernabilidad lo que conlleva el riesgo de abrir las puertas nuevamente a regímenes absolutamente corruptos que recurrirán a la dictadura y a la represión para encubrir su corrupción, y para asegurar su impunidad. Esto ahondará el profundo malestar y frustración ciudadanos, la visible ineficiencia de los servicios públicos, la difícil situación económica y social de las clases populares y las clases medias, y el deterioro pernicioso de nuestros diferentes ecosistemas con la consiguiente depredación de nuestras tierras de cultivo, y la contaminación de nuestras aguas marinas, de ríos y lagos. Y todo esto a pesar de haberse “beneficiado” el Perú con un crecimiento económico que se produjo fundamentalmente por los altos precios de los metales en el mercado internacional. Esperar que la expectativa del mundial de fútbol mitigue esa circunstancia es una apuesta irreal e irresponsable.
 
Los gobiernos de Fujimori, Toledo, García y Humala se empeñaron en adherir a la falsa premisa que las condiciones auspiciosas del mercado externo se mantendrían por largos períodos y confiaron equivocadamente en que el obsoleto e insultante “chorreo” favorecería a los más pobres y a las clases medias, pero fracasaron esos regímenes del pasado, como está fallando el actual gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.
 
El retorno de la absoluta corrupción que se instalaría nuevamente desde el máximo poder del Estado es antecedido por las acciones de los congresistas de la bancada fujialanista que desde el Congreso buscan asegurar tramposamente su presencia en el poder del Estado cerrando el paso a nuevas y sanas alternativas democráticas que pudieran derrotar en las ánforas a esas organizaciones reaccionarias corruptas en las próximas elecciones generales. Exigir a través de una ley, el requisito de haberse inscrito en abril 2018 como organización política, como ya lo han hecho en el 2015 con la exigencia de presentar 800,000 firmas como respaldo para inscribirse como partido político, constituye el juego sucio que el stalinismo o el fascismo totalitarios del pasado impusieron a los pueblos para perpetuarse en el poder ahogando libertades e impedir brutalmente el ejercicio de sus derechos fundamentales.
 
Estas acciones del fujialanismo pretenden bloquear la acción política de amplios sectores de la juventud pues impedirán su participación en nuevos partidos libres de la contaminación de la corrupción. Esto significaría una herida  de muerte a toda posibilidad de recuperación democrática y de justicia social en el Perú.
 
Los peruanos debemos accionar pronta y coordinadamente para impedir ese despropósito de lesa humanidad con resistencia organizada y, entre otras acciones, recurrir prontamente al Sistema Interamericano a fin que el actual Congreso no legisle draconianamente y respete la Convención Americana Sobre Derechos Humanos de la cual es parte el Perú.
 
Subrayamos que ningún funcionario público, menos un presidente en ejercicio o ex mandatario, puede negarse a comparecer ante citaciones que le haga el Poder Judicial, o a responder razonablemente y con precisión a comisiones investigadoras del Congreso. El presidente Kuczynski tiene la obligación de esclarecer debidamente cuál fue su desempeño en los casos de corrupción que vienen siendo judicializados, y  recalcamos que de ninguna manera avalamos que alguna comisión congresal distorsione su labor fiscalizadora mal utilizando facultades constitucionales.
 
También demandamos que se abra investigación al ex presidente Alan García y a quienes resulten responsables por la nunca aclarada claudicación de soberanía aérea del año 2,011 a través de un Memorándum de Entendimiento Aéreo suscrito con su par de Chile, con violación abierta de los fueros de Cancillería, el Congreso, y la propia presidencia de la República.
 
El haber tenido, o tener, el mandato de millones de peruanos y el mando de los recursos del Estado representan una responsabilidad irrenunciable y vitalicia en casos en que la idoneidad de esas administraciones es puesta en duda y sometidas a escrutinio policial y judicial.
 
Instamos al actual gobierno, y al Estado peruano a reconocer nuestro espacio aéreo como la V Región Natural del Perú donde nuestro país ejerce soberanía y jurisdicción, y cuya violación y sus protagonistas son pasibles de ser calificados como traición y traidores a la Patria, respectivamente. El Mar de Grau y las tradicionales Costa, Sierra y Selva son parte integrante e inseparable de la heredad nacional.
 
Finalmente, formulamos el llamado a todas las fuerzas y organizaciones democráticas sanas del Perú, aunque tengan una perspectiva e ideología distinta a la nuestra, a que coordinemos fuerzas y esfuerzos para defender y fortalecer nuestra democracia amenazada por la corrupción y el oprobio de la dictadura. Eso es lo que puede unirnos fuertemente.
 
E, igualmente, con la misma convicción, y como integrantes de una gran corriente nacional de reivindicación de los principios, postulados y valores de la democracia social de Pan y Libertad, y seguidores del pensamiento, doctrina y conducta ética de Víctor Raúl Haya de la Torre, llamamos a todos nuestros compañeros en el territorio nacional a unirnos fraternamente y hacer causa común para la recuperación de la imagen, respeto y dignidad del aprismo histórico ante la claudicación vergonzante de traidores y corruptos.
 
A todos los peruanos de buena voluntad les decimos que no tenemos mucho tiempo para ello. La coyuntura histórica nos manda unirnos hacia ese elevado objetivo patriótico.
 
Lima, noviembre del 2017
 
Secretaría General y Comisión Política del Frente Único, Partido del Pueblo