Comisión de Defensa obsequia pretexto para botar a fiscal Pérez

Mar, 10/16/2018 - 20:12 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
17-10-2018
 
 
El señor Jorge del Castillo que preside la Comisión de Defensa del desfalleciente Congreso, citó al fiscal José Domingo Pérez mañana jueves y para que dé cuenta o explique (las excusas son múltiples) sus comentarios públicos recientes en México. También será parte del evento, el blindado fiscal Chávarry.
 
¿Qué hay como leit motiv del asunto? Promover una censura, llamada de atención, mácula o lo que fuere con el propósito de alejar al fiscal Pérez del caso que investiga sobre lavado de activos en torno a Keiko Fujimori y traerse abajo todo lo avanzado.
 
El señor del Castillo podrá decir cuanto le plazca que es lo que ha hecho durante larguísimos años de asiento en el Parlamento. Días atrás probó ser un obediente seguidor de las órdenes de AG, y si aquél goza de un prestigio cuasi nulo, nada nos hace pensar que el mensajero tenga mayor aceptación aquí o en ninguna parte.
 
La verdad es mucho más profunda. Afirma Gustavo Gorritti en el artículo Apología y encubrimiento (https://idl-reporteros.pe/apologia-y-encubrimiento/?platform=hootsuite):
 
Entonces, ¿por qué Jorge del Castillo se centra en José Domingo Pérez y se olvida por completo de las declaraciones de Alan García que, en comparación, convierten lo que dijo Pérez Gómez en lo que fue, una mera mención al lado de la admirativa apología de García?
 
Por una razón más que clara. Porque lo último que le importa a del Castillo o a los fujimoristas al borde de un ataque de nervios es la lucha pasada o presente contra Sendero o el MRTA. Les importa cómo librar de las investigaciones de corrupción a sus jefes. En ese empeño todo vale: sacar la bandera, invocar al Comando Conjunto, disfrazarse de indignados… todo lo que sea para sacar al fiscal que investiga tanto a Alan García como a Keiko Fujimori. Antes que las pruebas lleguen, antes que los testigos hablen, antes que los colaboradores eficaces cuenten lo que conocen, hay que sacar del proceso a los fiscales que saben hacer su trabajo y que ellos no pueden controlar, para que así, a través de la trampa puedan conseguir el encubrimiento y la impunidad que ahora sí están amenazadas.
 
¿Sus armas? La mayoría que mantienen en uno de los Congresos más repudiados de la Historia, lo que no es poco decir. Y ahora, un fiscal de la Nación que les debe su sobrevivencia en el cargo y que debiera aun hoy pensar si le conviene tomar la ruta, que tan bien conoce, de Blanca Nélida Colán.
 
Pero ¿qué ha hecho del Castillo como presidente de Defensa con respecto a la ruina inminente de nuestros aviones de combate –tema muy propio de su cartera- y asunto del que está muy enterado? Básicamente nada de nada, salvo expresiones comunes y sin mayor compromiso.
 
Perú tiene 12 aviones Mirage de los que hay sólo 3 operativos. 19 MIG-29 y 1 solo hábil. 18 Sukhoi y 1 sólo en operación. 24 A-37 y apenas 4 en operación.
 
Un país desarmado, huérfano de capacidad disuasiva-defensiva, es una presa apetecible.
 
¿Por causa de qué no da cuenta de los asuntos propios de Defensa el legislador del Castillo en lugar de ser funcional con la Comisión para fulminar al fiscal José Domingo Pérez como todo lo indica?
 
El 9 de diciembre, pocos minutos después de las 4 pm., con el tradicional anuncio electoral, Perú confirmará que el referéndum registró la rotunda negativa a la reelección de los actuales legiferantes y también que la bicameralidad, puerta abierta a los reeleccionistas y vacas sagradas, carece de todo respaldo popular. En buen castellano ¡adiós –desde ese mismo momento- al supuesto mandato de los 130 actuales! ¿Quién les hará caso desde ese momento?
 
Pero sugiero, además, el juicio de residencia. Quien no las deba no debe sentir temor alguno. Claro que hay otros…………………..
 
Más duro será el juicio de la historia de cómo se comportaron algunos destruyendo instituciones, sirviendo de tontos útiles y cadenas de transmisión de las peores corruptelas que habrá que estudiar y detallar para que las próximas generaciones conozcan qué clase de individuos tuvimos en la cosa pública.