Andrés Townsend Ezcurra denunció caos moral en el Apra

Mar, 07/30/2019 - 21:56 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
31-7-2019
 
 
Se cumplen hoy cinco lustros de la partida terrenal de un ilustre líder aprista: Andrés Townsend Ezcurra (1915-1994).
 
Gran parte de las denuncias sobre claudicación moral e ideológica cuanto que programática y de toda índole en la maquinaria que mal gobernó al Partido Aprista a partir del deceso del fundador y líder, Víctor Raúl Haya de la Torre, el 2 de agosto de 1979 y subrayadas en cuanta tribuna a la que tuvo acceso Andrés Townsend Ezcurra, hoy un cuarto de siglo después, encontró pesarosa realidad indisimulable.
 
Muchos dirigentes apristas callaron a sabiendas de las erráticas andanzas capitaneadas por Alan García Pérez. Y lo hicieron porque custodiaban ambiciones que luego se traducirían en carteras ministeriales, puestos edilicios, jefaturas burocráticas, accesos vedados a fondos del Estado y multitud de acciones non sanctas.
 
Había dicho Andrés Townsend Ezcurra que era importante conservar la idoneidad moral del Partido. No le hicieron caso, se instaló una maquinaria que producía cualquier cosa con tal de acercarse a Palacio. Olvidaron, con saña y perversión, que el camino a Palacio se compraba con oro o con fusiles. O con dinero sucio del narcotráfico. Hay aún sobrevivientes de esas “hazañas” pútridas.
 
Para no pocas personas Andrés Townsend Ezcurra (ATE) personificó la decencia hecha doctrina y acendrada fe en los principios apristas. Haya de la Torre confiaba con enorme frecuencia en la capacidad exégeta y redactora de ATE y por eso le encargaba manifiestos y documentos cenitales y luego hecho públicos.
 
La triste constatación de un Partido Aprista sin ninguna significación en el avatar político cotidiano, alejado de las causas populares, identificado con sectores profundamente reaccionarios e inmorales, confirman que las anticipaciones pioneras de Andrés Townsend Ezcurra y que denunció públicamente, eran realidad demoledora entonces. Y hoy mucho más.
 
Escribí años atrás: “Las nuevas promociones apristas -en realidad alanistas- han sido educadas, aunque el término es más bien impropio, en la ignorancia y en la más versátil elusión histórica. A duras penas pueden reconocer etapas de una forja que fue compendio de blood, sweat, soil and tears al que confundieron en los 20 años que pasaron con "cómo es la mía" o en el vulgar mercenarismo a cambio de pitanzas monetarias o pagadas con un puestito en cualquiera de los desgobiernos 1985-1990; 2006-2011 en que campeó el amiguismo, la compadrería, el utilitarismo, la monra, el robo y la estafa desde Palacio y bajo la capitanía de quien se ha descubierto que no era doctor sino ladrón a secas”. Andrés Townsend Ezcurra: a 20 años de su partida http://www.voltairenet.org/article184935.html?var_mode=recalcul 31-7-2014
 
También sostuve con personalísimo acento: “Injustamente olvidado por su partido, el Apra, don Andrés fue un hombre valioso y un fiel colaborador de Víctor Raúl. Hay piezas maestras que traslucen su estilo, de belleza buida (como alguna vez dijera otro ilustre recientemente desaparecido, Nicanor Mujica) y que interpretan momentos cenitales de la política peruana, como aquel profundo mensaje que leyó Haya de la Torre al inaugurarse la Asamblea Constituyente de 1978. O cuando las exequias del viejo león trujillano frente a las puertas del Congreso el 5 de agosto de 1979 y fue entonces que Townsend le decía al dínamo Víctor Raúl: “fuiste más presidente que muchos presidentes y te fuiste en olor de multitud como transcurrió toda tu vida”. ATE: a nueve años de su partida
 
Mi humilde homenaje a quien fuera un señor de la política nacional e internacional. Al recordar su estampa y presencia, 25 años después, sí puedo afirmar que el Apra tuvo hombres decentes e integérrimos, uno de ellos, acaso de los más brillantes fue Andrés Townsend Ezcurra.