Adolescencia, familias en conflicto y terapias urgentes

Mié, 12/11/2019 - 12:44 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
por Isabel Peña Rodríguez*; isabelpenarodriguez@yahoo.com
 
12-12-2019
 
En el artículo de fecha 10 de diciembre escribí un tema muy importante para las familias Adolescencia y tránsito hacia responsabilidades, deberes y derechos. Procurare en este artículo ilustrar un caso que nos llevará a la reflexión, sobre todo a nosotros los padres que aún tenemos hijos adolescentes y que están pasando crisis y conflictos.
 
Caso: 1
 
Manuel es un adolescente de 16 años; se reúne con su tía para tener una entrevista con la psicóloga de un centro que trata a familias en crisis. Manuel está enfadado no le queda más remedio que acudir a la cita, el adolescente amenaza que irá pero no dirá ni contará nada a la profesional en salud mental.
 
Desde muy pequeño Manuel vive con su tía, nació cuando sus padres eran muy jóvenes, matrimonio que duro un año y medio. Su madre lo abandonó y estableció un negocio fuera de la ciudad, el padre desapareció como por arte de magia, a Manuel le diagnosticaron una enfermedad en el corazón desde que fue infante, dolencia que necesitaba tener atención constante y cuidados médicos, a eso había que adicionar el costo que tenía la tía que afrontar, la situación de precariedad económica y la separación de sus padres hizo que siempre se refugiara en su soledad.
 
En algunas oportunidades tomaba contacto con su madre, como también con su padre, contacto que nunca resultó estable con ellos. Los comportamientos de Manuel como fumar en exceso, incumplimiento de los horarios establecidos por su tía, olvido de las tareas del colegio, irrespeto a los profesores, caso omiso de la entrada al centro estudiantil, derivaron en escaladas de agresividad contra su tía.
 
La tía pidió ayuda al padre de Manuel pensando que tal vez él podría imponer respeto y para lo cual el papá acepto venir a la casa. Manuel recibió la visita de su padre con mucha rabia y las visitas se convirtieron en grandes discusiones y una terminó en agresividad por parte del adolescente quien propinó un empujón al padre y éste terminó en el suelo. El asunto fue denunciado con el conocimiento de la tía.
 
En este caso la familia entró en crisis, Manuel está reprimido, tiene mucha rabia, expresa ira delante de su tía que es la que sustituyó a los padres desde que él era un niño. Estas características son muy frecuentes en los adolescentes de todo nivel social, más aún Manuel que fue abandonado aunque también encontramos sintomatologías depresivas y obsesivas, muchos adolescentes interiorizan su agresividad y su rabia hacia ellos mismos.
 
Recomendaciones cuando suceden estas crisis familiares
 
Es muy importante pedir ayuda al profesional de salud mental, no debemos dejar pasar las conductas inadecuadas de nuestros adolescentes, porque las consecuencias son trascendentales en la estructura de su personalidad, que luego van a repercutir en la toma de decisiones a lo largo de sus vidas.
 
En el caso Manuel hay en él una crisis muy grave causada por una agresión cometida contra su padre y que a la vez su propio padre denunció, por lo tanto toda la familia está sometida a una presión, los padres juegan un papel muy importante junto con la familia. El profesional de la salud mental buscará una alianza terapéutica “paciente-familia” bajo las características de las conductas inadecuadas del adolescente:
 
  • La relación de los miembros de la familia es emocionalmente negativa y conflictiva.
  • Los miembros de la familia deben acudir a las terapias con el deseo y la posibilidad valiosa de ayuda por parte de los especialistas.
  • Nunca sentirse obligados(as) a ir a las citas de la terapeuta.
 
  •  
  •  
 
 
  •  
 
Citas a los teléfonos: (01) 303-1314, 995006364, 944433166