Acciones urgentes contra ansiedad y depresión

Mié, 08/07/2019 - 13:22 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
por Isabel Peña Rodríguez; isabelpenarodriguez@yahoo.com
8-8-2019
 
* El debate lógico
La pregunta clave en este debate es: ¿cuál es la lógica que estoy utilizando?, o ¿cómo llegué a esta conclusión?. Un pensamiento ilógico suele estar en las premisas falsas o definiciones erróneas de las que partimos, ya que si estas son inexactas, las conclusiones también lo serán.
  
* El debate pragmático
En este debate, las preguntas claves son varias: ¿a dónde me llevará esta manera de pensar?, ¿qué pensaría si pudiera cambiar mis pensamientos negativos por otros más saludables o funcionales?, ¿qué forma de pensar podrá ayudarme a tener un vida más placentera y productiva?. Este debate pragmático, nos obliga a ubicarnos en un punto razonable. Tiene una doble motivación: “Cambiaré, porque esta manera de ser no me sirve y me hace sufrir” y “buscaré una manera de pensar que me haga crecer como persona y no me genere sufrimiento inútil”.
 
Finalmente la técnica
 
1) Detención de los pensamientos y distracción
Se relaciona con la ansiedad y la depresión, bajo dos estrategias. La ansiedad y depresión, se ocasionan por los malos pensamientos, los estratégicos: detección del pensamiento, es bloquear los primeros eslabones de la cadena de pensamiento para evitar la propagación de ideas irracionales. Los pensamientos se relacionan unos con otros, formando cadenas complejas altamente resistentes al cambio. Disolver los pensamientos irracionales con tres “stop, stop, stop”.
 
Caso
 
Uno de mis pacientes mostraba una secuencia de treinta pensamientos encadenados. Comenzaba por: "No le gusto a las mujeres", y en menos de un minuto terminaba con: "Pasaré mi vejez solo y abandonado". Sus intentos por detener los pensamientos negativos eran infructuosos porque sólo accedía a ellos al final de la cadena. Veamos cómo logró aplicar la técnica.
 
Terapeuta: Vamos a tratar de bloquear el pensamiento negativo apenas éste comience. Como usted ha podido observar, cada pensamiento se engancha con el siguiente, de tal forma que si los deja funcionar en asociación libre, la mente terminará siendo una madeja de irracionalidad.
 
Paciente: Eso me quedó claro. Fue difícil darme cuenta y captar el pensamiento apenas empezaba, pero ya soy capaz, es como una alarma que se prende.
 
Terapeuta: Es una buena analogía. Se debe crear un sistema de emergencia que active una señal, algo así como: Primer pensamiento activado, o segundo o tercero. Lo importante es no ser pasivo o ignorante ante la conformación de la cadena. Veamos ahora qué sigue. Quiero que cierre los ojos y que conscientemente active el pensamiento negativo inicial: "Yo no le gusto a las mujeres". Una vez que lo logre, quédese con el pensamiento y avíseme levantando la mano.
Cuando el paciente levantó la mano, di un fuerte golpe sobre la mesa y grité: ¡Stop!,¡Stop!, ¡No más! El paciente pegó un salto y abrió los ojos sin comprender lo que pasaba.
 
Paciente: ¿Qué pasó?
 
Terapeuta: Acabo de aplicar la técnica de la detención del pensamiento. Trate de pensar otra vez en el pensamiento negativo... Inténtelo...
 
Paciente: No puedo, no sé en qué estaba...
 
Terapeuta: Se disolvió la cadena, se cortó el flujo de información.
 
Paciente: Bueno sí es verdad. Pero usted no pretenderá que yo haga esto en público, creerían que estoy loco.
 
Terapeuta: Si nadie lo ve puede hacerlo tal cual: decirse a usted mismo ¡Stop!, ¡Alto! o utilizar otra palabra que le resulte cómoda relacionada con la detención y golpear sus manos con fuerza. Sin embargo, usted también puede activar un stop interno. Intente otra vez volver a su pensamiento negativo y concéntrese de nuevo en la idea de que no tiene éxito con las mujeres, cuando alcance a estabilizar el pensamiento, aplique el método.
 
A los pocos segundos el paciente gritó:¡Alto!, ¡Basta!, y golpeó el escritorio con ambas manos. Luego esperó unos segundos, abrió los ojos y dijo con alivio: "Sí, sí funciona... Ya no puedo pensar en ello".
 
Terapeuta: Bien, vamos a repetir el ejercicio tres o cuatro veces con otros pensamientos, pero en cada intento irá disminuyendo el volumen de la palabra ¡Alto!, hasta convertirlo en un susurro apenas audible y que finalmente se transforme en puro pensamiento. Cuando llegue a ese punto solamente pensará en la palabra ¡Stop! o ¡Alto!, y ya no dará ningún golpe. Esto se denomina lenguaje interno, similar al aprendizaje inicial de la meditación. Recuerde que lo más importante es detener el pensamiento en sus inicios, esto no eliminará el problema de fondo pero le permitirá sentir alivio y desarrollar un sentido de auto-control y dominio.
 
La distracción es un método; que podemos aplicar cuando los pensamientos negativos se encuentran en un nivel moderado o incluso para prevenir la aparición de los mismos. Depende mucho de los gustos y de la apariencia creativa del sujeto.
 
Acá, recomiendo: ejercicios de relajación, ejercicios de respiración profunda, respuesta de relajación, relajación muscular progresiva, ejercicios de visualización.
……………………………………………….
 
Consultorio: Av. Caminos del Inca N° 2028, Of. 208, 2do. piso, Surco. De 10.00 am a 8.00 pm, de lunes a sábado