¿Ministro, topo o gato de despensero?

Mar, 02/11/2020 - 12:43 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
12-2-2020
 
El que fuera ministro de Energía y Minas, Juan Carlos Liu, salió por las patas de los caballos del portafolio y el propio presidente Vizcarra notició al país que había “aceptado” su renuncia. La revelación televisiva de consultorías a Odebrecht le despeñaron de un puesto al que nunca debió acceder por el claro conflicto de intereses.
 
Casi impulsados por resorte crematístico no pocos opinantes empiezan a especular si la acción del ex ministro, topo o gato de despensero, linda con la falta administrativa o discurre por el campo penal. Cuando esto ocurre es porque ¡precisamente! hay que controlar los daños y evitar las puniciones severas que la ley prevé. Sin embargo no es bobo recordar que en Perú llueve para arriba.
 
Liu debía tomar contacto directo con la licitación del gasoducto del sur que en su nueva versión tenía la joya contractual que el que ganara dicha buena pro tendría a su cargo la “honra” de 1200 millones de dólares a Odebrecht. Por lo menos puede decirse que el ex empleado consultor de esa firma brasilera, no tendría objeción a mostrarse simpático.
 
Pero como aquí ocurren lindezas de todo calibre, Odebrecht, empresa ladrona y delictiva, demandó al Estado peruano ante el CIADI por 1200 millones de dólares por el tema del gasoducto del sur. Es decir, aquellos vivarrachos aseguraban “arriba y abajo” (como en la hípica) que “recuperaban” su dinero. O les pagaba el postor ganador o lo hacía el Estado peruano, es decir la ciudadanía que paga sus impuestos. ¡Pícaros los tipos estos!
 
Pero el gato de despensero, ex consultor de Odebrecht, no informó de sus vínculos con esta empresa, por tanto, hizo mal e incurrió en una clara violación ética respecto de la idoneidad exigida a los funcionarios del Estado. Alguien que tuvo contratos como Liu NO IBA A OPINAR en contra de Odebrecht. ¿O sí? Y si fuera sí la respuesta ¿entonces por causa de qué salió disparado con renuncia informada por el mismísimo presidente Vizcarra?
 
En buena cuenta Liu tuvo contratos con Odebrecht, no podía por tanto, guardarles animosidad o distancia. Estuvo en un cargo decisivo para el Estado en Energía y Minas y que tenía que ver con la sancionada Odebrecht y a la que, vía los nuevos términos contractuales, se le aseguraban ¡1200 millones de dólares! que el postor debía pagar.
 
Y si lo anterior fallaba, en la nebulosa silenciosa de sus vínculos oscuros con Odebrecht, el ex ministro habría guardado calculado mutis que el CIADI fallara, previsiblemente en contra del Estado peruano. ¿Alguien se imagina que un gato de despensero actúe en favor de otros intereses que los suyos, presentes y pasados?
 
El Estado es una coladera. Decenas de tarados hacen consultorías y cobran puntualmente y ganan dinero que erogan los ciudadanos del país. Los trámites en la burocracia son interminables y consumen horas y esfuerzos que debían ser empleados para mejores cosas que perder el tiempo aburriendo a los contribuyentes.
 
Y para colmo de males, se permite que grandes y redomados pillastres inunden al Estado, se metan en los ministerios, merodeen en favor de sus allegados y luego “revelen” que eran asesores de tales o cuales. Topos o gatos de despenseros, para estos efectos, es lo mismo y siempre contra el Perú.