¿Estado peruano, vía Migraciones-OACI, pone en bandeja pasaportes electrónicos a empresa francesa (actual proveedor)?

Sáb, 11/30/2019 - 15:50 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
 
 
2-12-2019
 

El Estado peruano, vía la Superintendencia Nacional de Migraciones, que ha contratado a la OACI (Organización Internacional de Aviación Civil), está poniendo, otra vez, en manos de la empresa francesa IN Groupe (antes Imprimerie Nationale), los pasaportes electrónicos.
 
¿Cómo se puede competir contra una empresa del gobierno francés como es IN Groupe que tiene su diplomacia, presencia poderosa a nivel mundial, funcionarios ad hoc a su servicio y en detrimento de las empresas peruanas o extranjeras que carecen de ese nivel de influencias y entrar con alguna opción al proceso de pasaportes electrónicos?
 
La OACI condujo, también por encargo de la mismísima Superintendencia Nacional de Migraciones, otro accidentado proceso el 2015 y cuya buena pro se entregó en diciembre de ese año a IN Groupe, del gobierno francés. Desde entonces y a la fecha continúa como el proveedor de pasaportes.
 
Hemos demostrado que las condiciones puestas en sus bases para el actual proceso de pasaportes exige condiciones de las que es poseedora única IN Groupe, por tanto, es obvio que sólo aquella cumpliría lo demandado y por tanto, la buena pro es un secreto a voces.
 
Por tanto ¿es lícito que una agencia de Naciones Unidas, como OACI posibilite con anuencia de la Superintendencia Nacional de Migraciones que todo continúe en manos de IN Groupe?
Según información pública, de que dimos cuenta ha poco, reiterando lo que la misma actual Superintendente nos dijera en carta notarial, a esa firma, se le ejecutó una fianza de más de 25 millones de soles. ¿Es confiable una empresa así?
 
El reglamento de la Ley de Contrataciones del Estado indica los casos específicos en que el Estado puede contratar a agencias internacionales como es el caso de la OACI y básicamente refiere a que cuando no se logre conducir localmente un proceso de licitación eso sea posible. Pero el caso es que han existido decenas de procesos en la Superintendencia Nacional de Migraciones y ¡nunca! (salvo el 2015) se requirió a OACI.
 
El blindaje de OACI a lo que se direcciona desde Migraciones (bajo la estricta supervisión de Roxana del Aguila) es obvio porque se estipula que las consultas pueden ser respondidas o no por OACI y ¡sanseacabó todo el tema! Nunca responden por los cuestionamientos del porqué se esté exigiendo condiciones que sólo puede cumplir el actual proveedor IN Groupe ¡por la simple razón que el dueño de esas patentes pertenece al grupo francés!
 
¿Con qué derecho se usa a unos para favorecer a otros? ¿O qué es lo que hay en juego? ¿Por qué es posible que todo este tinglado de una oficina internacional, cuando aquí se puede hacer el proceso sin mácula ni protesta y se conduzca a que todo siga como está, es decir con el proveedor IN Groupe?
 
Sumido el país en escándalos políticos, financieros y de toda índole, parecieran ¡hasta los hombres y mujeres de prensa! “olvidar” o “pasar por alto” todo lo referido al pasaporte electrónico y al actual proceso que dice conducir OACI y por encargo reiterado de Migraciones. ¿Cómo así tanto silencio?
 
La defensa de la cosa pública es imprescindible y los periodistas lo sabemos y ejercemos sin miedo a represalias como juicios por supuesta “difamación agravada” que son los métodos favoritos con que la corrupción castiga a los que se atreven a descorrer el pesado cortinaje de la corrupción.
 
¿No es hora urgente de intervenir Migraciones? Si caen ex primeros ministros o presidentes ¿qué corona hay para blindar a burócratas que no saben explicar favoritismos y sospechosas acciones con nombre y apellido?