¡Resobada pirotecnia verbal de AG!

Jue, 11/15/2018 - 20:42 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
16-11-2018
 

AG puede construir todos los artificios verbales que se le ocurran. Insiste en que hay golpe de Estado y que padece persecución política. Una simple pregunta es pertinente: ¿quién le cree?
 
Los trebejos que manipula, sin dudas ni murmuraciones, en el Congreso son 5, indistintos, de un solo idioma y visión indiscutible en homenaje a AG. Espectáculo triste de mediocridad pocas veces visto. Quien pretenda “distinguir” entre aquellos yerra y desbarra, son exactamente eslabones de una cadena de sujeción vergonzosa.
 
¿Conoce AG algún calabozo o prisión siquiera por casualidad? El “exilio” al que acudió vía Bogotá y luego París hasta que prescribieron los delitos que se le atribuyeron, no disimulan la holgura económica que nunca ha sido explicada. ¡Ni siquiera en Perú se puede vivir sin trabajar!
 
¿Cómo es que el mísero 5.8% no convenció a los tozudos alanistas que la tragedia electoral era más que patética y desgraciada el 2016? El 7 de octubre reciente, las listas presentadas en algunas partes del país, cosecharon reveses y derrotas catastróficas. La imagen o arrastre de AG es minúsculo.
 
La devaluación aguda del Apra es un asunto que está fuera de toda discusión. El habitante de la calle, en cualquier parte o escenario, reputa a los apristas como delincuentes o ligados al hampa, a la estafa. Dos quinquenios 1985-1990 y 2006-2011, bastaron con su enorme margesí de yerros y escándalos, para borrar una historia que mostró heroísmo, sacrificio, tesón pero sobre todo: honradez. Con sus equivocaciones el Apra podía exhibir como conjunto una línea de limpieza pública. Luego de esos lustros todo cambió y para mal. ¿Quién desmiente el aserto?
 
Y lo descrito ¿no se debe a las trapacerías de AG?
 
Los dogos alanistas ladran con furia y botan espumarajos, pero no argumentan nada porque las cananas están vacías de flechas o carecen de cualquier clase de munición.
 
Los últimos cuentos que los mandos medios e inferiores se engullen solos las coimas carece de cualquier seriedad. ¿Es que hay empresas tan torpes como para sobornar a quienes NO deciden si no es con el visto bueno y faltriquera llena de los peces gordos? Pretender que los peruanos son todos estúpidos ¡sí que es una insolencia! Aunque comprobando la procedencia preñada de cinismo y cundería, no causa sorpresa.
 
AG tiene la oportunidad única de demostrar que carece de uñas largas y que no tiene miedo a la acción de la justicia penal. Sus arrebatos y dicterios carecen de cualquier eficacia porque no timan a nadie.
 
¿Qué esperan los militantes para seguir impulsando los comandos de acción que desalojen a los impostores que han hecho, desde hace más de 30 años, de la política vil negociado culpable?