¡País sin educación tiene negado el futuro!

Lun, 10/29/2018 - 18:33 -- alerta
Germán Lench Cáceres
por Germán Lench Cáceres; germanlench@gmail.com
 
30-10-2018
 
Uno de los factores claves para que un país logre desarrollarse es tener capital humano de calidad, es decir, personas más preparadas y capaces de producir más bienes y servicios con los mismos recursos disponibles.
 
Alvin Tofler dijo: el conocimiento es la fuente democrática de poder.
 
Como todos sabemos en esta era del siglo XXI, el conocimiento es un nuevo factor de producción, como es lógico, hoy en día el trabajo basado en el conocimiento desplaza al manual, según datos históricos, en 1881, 9 de cada 10 trabajadores realizaban trabajos manuales y para el 2011 fue 1 de cada 10.
 
Esto implica que nuestra juventud debe prepararse con una educación con conocimiento riguroso, para poder obtener mayor productividad que implica formación académica más experiencia, lo que se traducirá finalmente en el incremento de su bienestar familiar y de la sociedad en su conjunto.
 
Sin embargo, es extremadamente preocupante que según los datos publicados de la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) agosto 2015, elaborada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), nuestro país ostenta uno de los últimos lugares de los 65 países participantes en matemáticas, ciencias y comprensión lectora. Aquí existe un enorme desafío nacional que debemos enfrentar con prudencia y rapidez, en especial con la educación pública en la zona rural y urbana marginal pobre y extremo pobre.
 
Los estudiantes deben utilizar sus conocimientos y habilidades en problemas y situaciones reales de la vida. A partir de los resultados obtenidos cada país diseña e implementa mejoras en los sistemas educativos a partir de la información obtenida.
 
En nuestra educación universitaria hay hechos raros que llaman poderosamente la atención, por ejemplo en Perú tenemos 129 universidades sin embargo Inglaterra tiene 80, ¿A qué se debe esto? En esencia necesitamos construir y/o replantear un plan educativo público de calidad con objetivos y metas claramente identificables y aplicables a nuestra realidad en el mediano y largo plazo.
 
Todo lo acotado es una alerta que confirma que tenemos como uno de los problemas más importantes la debilidad en nuestro sistema educativo, lo que se traduce en los resultados del PBI a nivel microeconómico y macroeconómico. O sea, no poseemos el capital humano suficiente, ni la productividad necesaria para crecer en el futuro de 4% a 6% en nuestro PBI nacional y continuar bajando los índices de pobreza, por el contrario podemos llegar al 2% y 3% lo que sería un escenario desfavorable para el mediano y largo plazo 2019-2025.
 
Recordemos que Major R. Owens decía: Nuestro crecimiento futuro se basa en la competitividad y la innovación, las habilidades y la productividad... y estos a su vez se basan en la educación de nuestro pueblo.
 
Un país sin educación es un país sin futuro, sin posibilidades de lograr un desarrollo sostenido en el tiempo y por ende sin posibilidades de vencer los problemas de inequidad, pobreza y exclusión. Un sistema educativo debe forjar personas y ciudadanos con valores y conocimientos básicos de calidad para lograr un desarrollo personal, profesional y consolidar el desarrollo sostenible del país.