¡Megahospital en Tacna!*

Dom, 08/05/2018 - 20:40 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
29-9-2008
 
 
Si declináramos, con óptica de hombres de Estado, la algarada episódica y nos alzáramos sobre una visión geopolítica y merced a la información reciente, planeáramos un elemento adicional a la complementariedad con Chile, la vecindad con Bolivia y, sobre todo, a una regia atención de salud integral para todo el sur peruano, entonces la nación, el Estado, el gobierno central y el regional, debían de construir el Megahospital en Tacna con capacidad de atender los requerimientos de miles de connacionales y visitantes cuyos dólares y gastos afincan en la región, fortaleciendo una cultura de paz, un edificio de futuro, una sociedad libre, justa y culta.
 
Si usamos imaginariamente un compás y la punta se presiona en un mapa justo donde está Tacna y la otra punta busca identificar el radio de su influencia, veremos que es un sitio extraordinario y sobre el cual el Estado debía planear como meta imprescindible, de valor geopolítico y de salud indubitables, el levantamiento de un megahospital, núcleo completo para el tratamiento multidisciplinario de enfermedades para toda la zona, siendo la única condición el presentarse y sufragar los costos que franqueen ese servicio.
 
El alcalde tacneño Luis Torres Robledo informó a la Agencia Andina que: “Más de cien millones de dólares gastan al año los ciudadanos chilenos al utilizar los servicios médicos de esta localidad, comprar ropa peruana y satisfacer otros requerimientos”. Dice además que “los más de tres mil ciudadanos chilenos que arriban directamente a Tacna gastan en promedio por día cien dólares”. Comentó que los ciudadanos del sur “consideran los servicios médicos brindados en Tacna como más económicos y de mejor calidad que los que se ofrecen en su país”.
 
Si esto es exacto, los números no mienten, entonces estamos frente a un asunto cuyo reto nos abofetea irremisiblemente: ¿cómo es que hasta ahora no se ha construido el megahospital en Tacna, tan o más grande que cualquiera de los existentes en alguna otra parte del Perú? Para hacerlo atractivo hay que formar la sociedad de gestión con los mismos médicos o centros asistenciales privados y públicos que quieran participar en el gran proyecto y hacerlo realidad en el próximo lustro. ¡No interesa, para nada, quién tenga el gobierno, hay que hacer la obra porque va a pesar no hacerlo! Amén que si las demostraciones actuales subrayan que el nivel de la práctica medicinal y de salud es superior en Perú y aceptable para los que vienen de Chile, entonces ¿por causa de qué no extenderla con genialidad previsora hacia los bolivianos y, sobre todo, a los compatricios de medio Perú en la zona sur? Nada se opone a esta gran idea.
 
Para que aquello se convierta en realidad, el proyecto debe ser multipartidario o por encima de los partidos que no entienden ni han demostrado la más mínima capacidad de análisis geopolítico frente a la ríspida como tradicional difícil vecindad con Chile. La grita vulgar y plazoletera NO puede comprometer el designio geopolítico de construcción de la complementariedad que así como recibe tiene que dar. Y la salud es un punto sensible.
 
¿Qué hacemos con tantos médicos mal pagados o viviendo en la búsqueda de contratos mediocres en la capital? ¡Que se vayan a Tacna a seguir siendo galenos pero ejerciendo la sociedad y participación en un proyecto patriótico de amplísimas y hasta insospechadas repercusiones en los próximos 50 ó 100 años! Las grandes ideas no perecen por el miedo a la grita disociadora y mucho menos hay que olvidar que la mentalidad nacional atribuye siempre locura a los credos del mañana.
 
¿Qué esperan los del gobierno regional de Tacna? Importa poco quién les sople la pluma. Básico es entender, asimilar, mascullar y ponerse como deber irrecusable, instalar en el imaginario político, geopolítico y cotidiano, en el habitante tacneño, que esta posibilidad podría sacarle de su aislamiento huérfano de puerto y, en cambio, constituirle en villa de reposo, lugar de concentración médica y de investigación trinacional. ¿Qué mejor monumento dinámico, sinérgico, para la paz?
 
¿Habría alguien que se oponga? Bueno es subrayar que la iniciativa, gestión, operatividad, supervisión son desde el Perú hacia allende y aquende los que quieran gozar de esos servicios y que deben ser decenas de miles mal atendidos o insuficientemente satisfechos en sus lugares de origen. Por tanto, un ejercicio audaz de proyección y construcción de la patria, puede y debe tener en Tacna uno de los jalones más formidables que haya conocido la historia completa del Perú.
 
¿Quién se atreve a decir lo contrario?
 
¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!
 
¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!
 
¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!
 
¡Sólo el talento salvará al Perú!
 
hcmujica.blogspot.com
Skype: hmujica
…………………………………………..
 
*Publicado originalmente en la Red Voltaire el 29-9-2008 http://www.voltairenet.org/article158170.html