¡Cómo lidiar con personas tóxicas en todos los entornos!

Mié, 09/25/2019 - 13:34 -- alerta
Isabel Peña Rodríguez
 
por Isabel Peña Rodríguez*; isabelpenarodriguez@yahoo.com
26-09-2019
 
“Si la percepción del mundo que tienes no te gusta, entonces cambia tu percepción del mundo”, Zen budista
 
El tema remite a pensar en algunos modos de personalidades que bloquean o impiden el desarrollo normal en sus vidas, son aquellas que tienen mentalidad negativa y sus comportamientos son perjudiciales para el entorno en que viven, como también para sí mismas.
 
Las personas tóxicas tienen características muy notables, siendo así que cuando se interrelacionan con otras personas podemos identificarlas y alejarnos de ellas o ellos o saber cómo manejarlas cuando se tenga que lidiar en la vida cotidiana: egocéntricas, egoístas, envidiosas, celosas, pesimistas y negativas, se victimizan rápidamente, aprovechan del trabajo de otras personas, no tienen iniciativa, incapaces de alegrarse del éxito ajeno, no tienen autocrítica, vanidosas, ignorantes, infelices, etc.
 
¿Ha identificado a alguna persona con estas características en su entorno, en la familia, en el trabajo o círculo de amistades?. Algunos consejitos para que aprenda a lidiar con esas personas tóxicas.
 
Marca los límites saludables y diga no porque si no los establece aquello afectará su equilibrio emocional o le hará sentir mal. Ponga una línea roja para que no pase de ella; mentalice que el problema es ella o él, no suyo, tenga presente que esta persona tóxica tiene este comportamiento debido a la estructura de su personalidad.
 
Si se siente atacada por estas personas tóxicas vamos a verlas como enemigas o enemigos y aflorarán sentimientos negativos. Seamos compasivos con estas personas para que así no nos afecte.
 
Evite caer en pleitos, converse y dígale lo que piensa de una forma asertiva. Y si, a pesar de todo lo que ha hecho para tener una buena relación con estas personas tóxicas, no hay buenos resultados, lo mejor es mantenerse lejos ya que podrían terminar enfermándole trayendo abajo su autoestima.
 
Las personas con estos trastornos son muy sensibles. Suelen ser hipocondriacos mentales, usan la queja como instrumento de relación debido a los mensajes auto devaluatorios que recogieron en su niñez, internalizados en su “Pseudo yo”. Suelen niegar, racionalizan y proyectan su patología y no se someten a terapia fácilmente.
 
Por lo general muerden la mano de quien los acaricia. Exhiben la mejor cara en vitrina y cuando se le ayuda son desleales. Más aún, buscan destruir a quien le apoyó.
 
Mark Twain (Samuel Clemens) decía con razón que sí alguien cura a un perro malherido y le da de comer éste jamás traiciona y es la gran diferencia con el ser humano.
 
Estos pacientes han sido educados en un ambiente de comparaciones, miedos, rigidez, amenazas, culpas, angustias, maltratos, abandonos, resentimientos o rencores, etc. Todo ello afectando y alterando la socialización. Se aprende de figuras significativas, se da en edad temprana lo cual lleva al individuo que sufre esta situación a presentar problemas de contacto.
 
Los diálogos internos
Es un instrumento que todos tenemos y si aprendemos a sacarle provecho se favorece nuestro YO.
 
Incremento de nuestro YO
 
Acá favorecemos el contacto con nuestras zonas de relación y nos damos cuenta de lo que ocurre. Cuanto menos asuntos inconclusos tengamos, más fluye nuestro YO.
 
Zona Interna: Desde la piel hacia adentro
Zona Intermedia: Nuestros procesos mentales
Zona Externa: Desde la piel hacia afuera
Zona de Conciencia: Organismo y medio ambiente.
 
*Psicoterapeuta Gestalt
 
 
Consultorio: Av. Caminos del Inca N° 2028, Of. 208, Surco, de 9:00 a.m., a 9:00 p.m.; (01) 303-1413, 995 006 364, 944 433 166