Diferencias entre violencia de género y galantería masculina

Sáb, 11/10/2018 - 16:48 -- alerta
Zully Pinchi Ramírez
por Zully Pinchi Ramírez; zullyarlene39@gmail.com
 
11-11-2018
 
La mujer no es naturalmente inferior al hombre fue lo que alegó la escritora inglesa Mary Wollstonecraft y ¿qué se puede decir de Sojouner Truth?, que no solo batalló por los derechos de la mujer sino también por la abolición de la esclavitud ya que fue y es considerada gran ícono del feminismo negro. No podemos olvidar a Amelia Bloomer quien en su época luchó para que las damas pudieran transformar los atuendos rígidos por ropas de diseños más versátiles y alegres, resaltando la belleza de cada mujer.
 
La actriz del que fuera un programa entretenido y familiar en la década de los noventa Quién manda a Quién, Alyssa Milano, causó revuelo cuando motivó a que mujeres de la actuación y al modelaje, pudieran revelar hechos de sus vidas que las hicieran sentirse libres, quitándose un gran peso de encima. Pues bien, muchas de ellas al compartir vía twitter sus testimonios de acoso sexual del que fueron víctimas, señalaron a distintos reconocidos productores y actores del cine norteamericano.
 
Lo que ha llamado la atención ha sido que después de un gran destape, está corriendo una tesis de que muchas mujeres, en su mayoría europeas, señalan que hay que saber y además comprender las grandes diferencias que existen entre violencia de género y galantería masculina.
 
Las principales lideresas de muchos movimientos feministas, fundaciones y asociaciones, levantaron la voz, pero también es muy cierto que ahora y de manera lícita muchas reclaman que aquellas corrientes, como lo fue en su momento Me too, donde instaba a que cuentes tu historia sin tener ningún tipo de temor, generó todo un mar de olas que no cesó y las actrices de Hollywood empezaron a contar sus más profundos secretos, la revista People de Estados Unidos, nombró como persona del año 2017, a dicho acontecimiento, debido a su rotundo éxito.
 
Tenemos una tesis: el 3 de abril de 1919 se estableció la jornada de ocho horas diarias de trabajo, siendo España el primer país del mundo en ponerlo en práctica. Las mujeres empezamos a independizarnos y a votar desde 1948 con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero hacer prevalecer nuestros derechos aún no nos posiciona donde deberíamos estar pues nuestros salarios son menores y no ocupamos el porcentaje equilibrado y justo en cargos políticos, son contadas con los dedos de las manos las mujeres que en la actualidad lideran la presidencia de sus países.
 
La participación femenina política de mujeres que no están casadas, son divorciadas o no tienen hijos está en desventaja porque en el insconciente colectivo gana el hombre que tiene familia constituida y se nota mucho más en países latinoamericanos. En cambio, al hombre no lo criticamos, qué importa si tiene amante y está casado, si tiene hijos extramaritales.
 
En el ámbito laboral, las estadísticas refieren que muchas mujeres son presionadas por sus jefes a tener relación efímera íntima si es que quieren hacer carrera en el rubro que se desempeñan.
 
Algunas mujeres afirman que si un hombre te toca la pierna no debería considerarse acoso sexual porque es una forma tierna y elegante de enamorar a una mujer, que con todas las ideologías feministas solo se destruye al amor, al arte de cortejar, a que desaparezcan  las  parejas heterosexuales, a que nadie quiera casarse y procrear niños.
 
Todos entendemos por ideología feminista el propósito de reivindicar la igualdad de derechos entre los hombres y mujeres y trabajar para lograrlo como lo hizo la gran Flora Tristán, la socialista que sostuvo que dentro del matrimonio ni fuera de él, la mujer no debía ser inferior al hombre. Nunca.