Solidaridad con damnificados del río Huaycoloro

Mar, 04/11/2017 - 09:32 -- alerta
Felipe Reinoso
 
por Felipe Reinoso; felipe.reinoso@yahoo.com
 
 
11-4-2017
 
Este un reporte de mi visita personal a Cajamarquilla ayer lunes 10 de abril.
 
Visité con Julian Uribe, sus hijas, su yerno, César Pajares, padre y Kabir Pajares, un joven escritor de 13 años interesado en el tema medio ambiente, la agrupación humana San Miguel de Cajamarquilla que estça localizada en la margen izquierda del río Huaycoloro.
 
Nos recibió Sonia Carbajal, ella es la líder de ese caserío y recorrimos el área llegando hasta la margen izquierda del río Huaycoloro.
 
Pudimos constatar que la necesidad es de urgencia, no solo por la cantidad de basura, piedras y otros desechos que arrasó el desborde del río, sino por el peligro que se desaten epidemias por las aguas estancadas y restos de animales en descomposición. 
 
Sonia Carbajal me explicó que por ahora están cubriendo sus necesidades alimenticias en un improvisado comedor popular instalado en su propiedad, ella dice que donaría su terreno de 90 m2 para el propuesto comedor popular que OPEX (Ofensiva Peruanos del Exterior) está considerando apoyar en su construcción y equipamiento, dependiendo de las facilidades otorgadas por las autoridades de control y los municipios de Lima y Chosica.
 
Por ahora residen en el sector alrededor de mil habitantes entre niños, adultos y adultos mayores y la población sigue creciendo, acotó Sonia.
 
También visité en Cajamarquilla, un área que el Huaycoloro arrasó y donde la comunidad de la margen izquierda estuvo incomunicada con la margen salvo que se incurriera en el peligroso riesgo de cruzar por sobre las piedras, no hay puente peatonal para cerca de un millar de ciudadanos.
 
Mayra Uribe, residente y líder de esa comunidad, informó que los pobladores utilizan "la canoa", un canal de regadío que son 2 tubos colocados en un armado de 3.5mts de altura que les sirve de puente improvisado, caminan sobre los tubos porque no tiene piso, ni baranda de apoyo y he visto cruzar adultos mayores, escolares y hasta una señora en estado en peligro de caerse.
 
El lugar también está en alto riesgo de epidemias por las aguas estancas y restos en descomposición.
 
Carapongo, tiene sectores que van a ser reubicados y no habrá un determinado lugar para que se construya un comedor popular hasta que los alcaldes de Lima y Chosica coordinen sus propuestas.
 
Ayer mi familia quiso contribuir tan igual que OPEX con una donación de agua para esas comunidades.
 
Seguimos con el único compromiso de ayuda a nuestros compatríotas en extrema necesidad.