Nuevo ridículo de LAP: ¡Corte Suprema confirma Absolución!

Dom, 10/23/2016 - 22:04 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
 
24-10-2016
 
La empresa perseguidora de periodistas, Lima Airport Partners, LAP, concesionaria del Aeropuerto Jorge Chávez y que ha demandado al Estado peruano ante el CIADI para prolongar su contrato, acaba de incurrir en nuevo ridículo: la Corte Suprema del Perú ratificó la Absolución del periodista que escribe estas líneas en su documento del 4-10-2016.
 
Dice así:
 
“Notificación No. 484110-2016-JR-PE
 
Expediente 35649-2009-0-1801-JR-PE-21
 
Juzgado Penal 37 Reos Libres
Imputado: Mujica Rojas, Herbert – Delito: Art. 132.3-Difamación
 
Querellante: Pacheco Quesada, Catherine y otra.
 
Dado cuenta por recibido los autos principales de la Mesa Unica de Partes de los Juzgados Penales de Lima avocándose a su conocimiento la señorita Juez Penal que suscribe y conforme a su estado procesal. Archívese definitivamente los de la materia donde corresponda al haberse declarado mediante Ejecutoria Suprema de fecha 13 de octubre del dos mil quince obrante a fojas 704/708 NO HABER NULIDAD en la sentencia de fojas 6637 y siguientes.
 
4-10-2016”
 
¡Todos los cientos de miles de dólares empleados por Lima Airport Partners como pago a sus abogados para perseguir y callar a los periodistas, ya deberían merecer un examen contable y por resultados de los socios de LAP! Les encanta el vals: un fracaso más ¡qué importa!.
 
El juzgado penal me absolvió de la difamación querellada. La Corte Superior se había pronunciado por mi absolución y LAP insistió en apelar porque de ese modo, según los abogados, había esperanza de aplicar sanciones al periodista que escribe estas líneas. Pero la realidad es más dura y demostrativa que los deseos lucrativos de unos profesionales que saben que ganen o pierdan, igual le cobran a LAP. ¡Y estos pagan!
 
En numerosos juicios penales, todos planteados por Lima Airport Partners, se me llevó a los tribunales bajo el supuesto de difamación agravada. Y en todos he ganado. Este último no hace sino confirmar que la investigación periodística y científica carece de dolo y de animus difamandi como pretendieron, con calamitosa derrota, probar Luis Vargas Valdivia y su numeroso séquito de abogados.
 
A diferencia de otros casos de amenazada libertad de prensa, he sobrellevado los avatares, costosos y onerosos, de 5 juicios, casi en silencio. ¿Se pronunciarán esta vez las instituciones que han dejado muy claro que su defensa de libertades, es irrevocable y de principios?
 
La concesionaria del Jorge Chávez, LAP, ha demandado al Estado peruano y pretende la alargación del contrato y nadie sabe a ciencia cierta si algún día se construirá la II pista. Pruebas o indicios de que quieren esperar las calendas griegas hay muchas y han sido contadas y denunciadas desde hace más de diez años. El papelón de esa firma es inocultable.
 
La Corte Suprema del Perú ratificó la absolución de este hombre de prensa. Me atrevería a decir, con modestia militante, que una vez más, hemos triunfado con el doctor Guillermo Olivera Díaz y su voz de trueno diafragmático en cada uno de los informes orales. Los Vargas Valdivia casi palidecían o sudaban la gota gorda. En cierta ocasión el tete a tete fue para filmarlo, pero habíamos ido desarmados.
 
...........................................