Chinchero: Benavente guardó silencio durante 24 meses

Mié, 02/08/2017 - 21:59 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
9-2-2017
 
 
¿Por qué no cuestionó el contrato del Aeropuerto de Chinchero-Cusco, y sus deficiencias doña Patricia Benavente y ahora, con evidente y grosero oportunismo, sí, cuando guardó silencio durante tantos años?
 
Fue en septiembre de 2012 en que asumió el cargo Benavente y en todo este tiempo hasta la fecha, 2017, jamás hemos escuchado que contradiga en algo al Ejecutivo que la nombró, ni por éste ni por otro contrato o adenda. Recién lo hace ahora, a 15 días del vencimiento de su mandato, y después de haber participado, sin chistar, en todas las reuniones de coordinación con el MTC y PROINVERSIÓN, sobre la adenda al contrato original de Chincheros.
 
Desde Proinversión
 
José Antonio Gutiérrez Damazo, economista de profesión, acumuló hasta abril de 2014, más de 15 años como funcionario de Proinversión, encargado de la parte financiera de los contratos de concesión y, específicamente, del contrato de concesión del aeropuerto de Chincheros.
 
En mayo pasó a OSITRAN, al área de Regulación, justamente la que revisa contratos y adendas y emite opinión técnica. Y, en 4 de julio del mismo año se firmó el contrato susodicho. Queda claro que Gutiérrez Damazo no se iba a observar a sí mismo, en la parte más cuestionada del contrato de concesión, la del cierre financiero, y que originó todos los problemas conocidos.
 
¿Tándem Benavente-Gutiérrez?
 
Es evidente que Benavente contrata a Gutiérrez por su conocimiento de la parte financiera del contrato de Chincheros. Entonces, es tanto o más responsable que éste, respecto a las deficiencias del contrato de concesión, que determina la emisión de la adenda, la paralización en el Cusco cuando el gobierno da marcha atrás y de sus vaivenes en sus silencios y pronunciamientos respecto a este caso.
 
Benavente opta finalmente por victimizarse y renuncia "en defensa de los intereses nacionales", cuando queda claro que formó parte de la dinámica del gobierno anterior para dejar una dificultad más a este régimen. Su cercanía con la ex Primera Dama es inolcultable.
 
“Aporte” ocioso
 
Hacen mal aquellos periodistas y opinantes profanos que por cuestionar al gobierno y la decisión tomada respecto a cómo solucionar los problemas para la construcción del aeropuerto de Chinchero, ponen a Patricia Benavente, la presidente de OSITRAN, como una paladín de la honestidad y defensora de los intereses nacionales, siendo en verdad todo lo acontecido una muestra más bien grotesca de oportunismo.
 
Otra perla de Benavente
 
Ya hemos dado cuenta antes de la denuncia presentada por el ciudadano Juan Carlos Herrera Palomino por los más de 43 millones de soles en multas dejadas de cobrar por Benavente, al concesionario de la Línea 2, monto que se incrementa todos los días. ¡Justamente, aquél que acaba de llevar al Estado ante el CIADI por 260 millones dólares!
 
Acción de Contraloría
 
Enterado Herrera Palomino que desde mediados de enero se encuentra presente en OSITRAN, un equipo de trabajo de Contraloría, especializado en temas de inversiones, al mando de Víctor Alcahuamán Villanueva, señala que en los próximos días le alcanzará copia del expediente, habida cuenta que están evaluando ¡justamente! la Línea 2 del Metro de Lima.
 
¡Debe irse doña Patricia! 
 
Si ya presentó su renuncia hace varios días es porque quiere irse. Entonces, no se entiende la actitud pusilánime del Ejecutivo en aceptársela, más aún tomando en cuenta su posición de abierta confrontación con el MTC, MEF, y PCM, paseándose por cuanto medio la acepte y con entrevistas convenientemente suaves. Con las modificaciones efectuadas al reglamento para la elección de presidentes de los organismos reguladores, su permanencia puede extenderse hasta abril, y eso no es justo para el país. ¡Debe irse ya!
 
¡Y también el equipo!
 
Como han hecho público, son varios los funcionarios llevados por Benavente los que la acompañarían en su renuncia. Desde nuestra trinchera solo nos cabe expresar: ¡qué alivio!
El Estado estará mejor sin tanto palurdo, que ha desprestigiado a una institución manejada en sus inicios con mucho más profesionalismo. 
........................................