¿Quiénes secuestraron, señor Violeta, a presidente PPK?

Mar, 10/18/2016 - 12:54 -- alerta
Herbert Mujica Rojas
Señal de Alerta
por Herbert Mujica Rojas
18-10-2016
 
No hay un nombre y menos apellido de los que, según el legislador Gilbert Violeta, secuestraron en días pasados al mandatario Pedro Pablo Kuczynski. Como abogado sabe muy bien que esta naturaleza de aserciones, de suyo delicadas, tienen que ser probadas.
 
Anoche, tras indecorosa dilación de largos e indefinidos días, el presidente PPK anunció medidas en la lucha contra la corrupción. No se entiende bien o nada: ¿cómo es que incurre en tan magno acto, si es que está secuestrado, Violeta dixit?
 
El señor Violeta también ha dicho que conversó con PPK y que se sintió respaldado. Hay que convenir, como no ha desmentido su gruesa afirmación, que el amparo de Palacio se lo dio un hombre secuestrado. ¿Bastaría tal hecho como para que las aguas vuelvan a su nivel?
 
La vicepresidente y parlamentaria, Mercedes Aráoz, concede a Violeta el “beneficio de la duda”. Que se sepa, hasta hoy no existe proceso alguno. ¿Sobre qué está extendiendo su mano fraterna doña Meche?
 
Ayer Carlos Bruce, portavoz de su conglomerado con pretensiones de partido, dijo que no investigarían a Violeta porque ellos no reparan en chismes.
 
Para Violeta el asunto había sido tan grave que dijo que el jefe de Estado fue secuestrado, mientras que Bruce sostiene que los chismes son deleznables y no dan como para armar una exhaustiva, puntual y detallada investigación respecto de todos los involucrados en el tráfico de influencias y cobros inmorales para puestos en la lista parlamentaria.
 
Se necesitó un escándalo de proporciones mayúsculas para que, con lujo de mediocridad, el equipo asesor de prensa e imagen del mandatario PPK, demostrase al país su ineficiencia y pereza cerebral al 100%, recién después de 8 o más días reaccionó para hacer lo elemental: mensaje a la Nación.
 
Bien hizo notar la legisladora Marisa Glave que el asunto pudo –y debió- ser abordado con prescindencia total de un desmadre de proporciones cataclísmicas.
 
El señor Violeta está en deuda con la opinión pública porque debe aclarar quiénes son los que secuestraron al presidente PPK y si ya terminó el acto que le enajenó de actuar libremente como lo hiciera la noche del lunes anunciando su plan anticorrupción. Mientras que no lo haga, con voz clara y firme, seguirá devaluado, además, imposible descartar que algún medio nos traiga novedades este fin de semana, así los enjuicien o demanden, vieja triquiñuela de quienes odian la verdad y procuran el silencio de los críticos. ¿O no es así?