Detective y abogado, pericia, olfato y vocación

Jue, 09/24/2020 - 11:07 -- alerta
Zully Pinchi Ramírez
 
por Zully Pinchi Ramírez; zullyarlene39@gmail.com
 
25-9-2020
 
 
Daniel Gónzalvez Más, es un intrépido y tenaz abogado penalista español, criminólogo y detective de 33 años, graduado con honores en la Universidad Miguel Hernández de Elche, ubicada en la provincia de Alicante, conocida mundialmente por ser un oasis en el Mediterráneo rodeado de palmeras, constituido como patrimonio de la humanidad y que en la gastronomía destaca el arroz con costra.
 
En la entrevista me relata con muchas crónicas, las mil y una que ha pasado como investigador privado y es que al caer la noche todos los detectives son pardos. La oscuridad los hace anónimos, testigos del silencio, amantes de la verdad.
 
Cuando amanece, la gabardina se convierte en toga y el camaleónico detective pasa a ser un letrado penalista en defensa de la justicia de sus representados. ¿Cómo puedes defender a un asesino? Se pregunta la gente cuando conoce la labor del abogado sin embargo no se basan  en las creencias populares ni en el populismo punitivo sino en la ley de enjuiciamiento criminal como hoja de ruta con la cual, como tal escudo, ampara bajo la presunción de inocencia a aquellos hechos que pueden contener tinta criminal pero un defensor vela porque la ley sea justa y no vulnere el derecho por mera sospecha sino bajo un fundamento jurídico sólido, una acreditación de los hechos suficiente mediante prueba y un Estado de Derecho como máximo exponente de legalidad.
 
Se habla mucho de detectives, pero ¿se conoce lo que hacen? Muchas leyendas hablan de ellos, el cine, la televisión, cientos de novelas negras policiacas aclaman su presencia como la de un antihéroe, aquella persona carente de ética que hace lo imposible por clamar su sed de venganza. La realidad difiere de la ficción cuando en realidad son profesionales sujetos a la ley española 5/2014 de Seguridad Privada y al reglamento que la desarrolla. Su formación siempre tiene que ser universitaria y deben cumplir requisitos exigentes para la obtención de la habilitación que expide el Ministerio del Interior ibérico bajo supervisión de la Policía Nacional que les  audita e inspecciona. Bajo esa premisa disponen  de un código ético y unas funciones muy específicas respetando la legalidad vigente y la protección de datos. Sus funciones se fundamentan en un interés legítimo que debe contar con una justificación suficiente para que se involucren más a fondo en el caso, son notarios de la realidad y como tal respetan  las reglas del juego.
 
Sin embargo, no habrá noticia que no los criminalice o los caricaturice cuando en realidad encarnan a Sherlock Holmes y son clave en la lucha contra la corrupción, la estafa y el engaño. El arte de la investigación es un campo al que unos pocos privilegiados pueden acceder y como tal requiere de pericia, olfato y vocación.
 
Ser abogado es apasionante, genera mucho magnetismo. Si bien es cierto en Perú hoy en día en período post pandemia a causa de una crisis sanitaria mundial sin precedentes tan graves, la humanidad ha cambiado y es probable que tengamos que ir acostumbrándonos a la justicia digital, a los procesos legales vía telemática, a las resoluciones y sentencias virtuales.
 
Aunque pasamos por momentos complejos, la Constitución y el Código Penal siguen aplicándose día a día, porque las conductas delictivas no se han detenido ni han entrado en confinamiento.
 
Es menester dar a conocer que el erudito italiano Carnelutti enfatizaba constantemente con la frase: las pruebas son la columna vertebral dentro de un proceso penal, y es ahí donde los abogados deben aprender importantes técnicas para utilizar todas las armas y movimientos estratégicos para el jaque mate jurídico, así como en el juego de ajedrez el rey puede  capturar, retirar o proteger, pasa lo mismo en la defensa legal, los especialistas se rigen con deontología forense para buscar la metodología correcta después de un análisis de cada caso y poder ganar no solo las batallas que se pelean en el juzgado penal y Corte Superior, también hay que lograr la victoria en la guerra judicial que se ve en el campo de la Corte Suprema y Tribunal Constitucional.
 
Una misma persona, encarnado en detective y jurista cuando la noche y el día confluyen en idéntico objetivo: la libertad.