GUÍA PARA EXTRAVIADOS

Mié, 04/22/2020 - 10:42 -- alerta
Plinio Esquinarila

en los bonos en tiempos del covid-19
 
20-4-2020
 
PLINIO ESQUINARILA
 
La operación de US$ 3,000 millones en bonos soberanos que ha presentado la ministro María Antonieta Alva del MEF como un gran triunfo por supuestamente haber obtenido las tasas de interés históricamente “más bajas" en el Perú (2.392% y 2.783%) ha dividido a la opinión pública y a expertos.

La publicación del artículo "Gato encerrado en los bonos del MEF" en EXPRESO (20/4/2020) ha irritado aún más a algunos economistas que están familiarizados con el tema, esto en las redes sociales.

Pues bien. Vayamos por partes y cucharadas.

La idea central del artículo es que las citadas tasas de interés del MEF son altas, y por lo tanto contrarias al interés nacional, en un mundo en que la pandemia del coronavirus lo ha trastocado todo, al extremo de imponer en el mercado financiero tasas de interés bajísimas, y muchas en negativo, tras los pasos de las decisiones de Jerome Powell de la FED que puso como tasa de referencia 0.25% y del Banco Central Europeo (BCE) de ofrecer tasas negativas por un monto de 750,000 millones de euros.

Claro, visto desde el punto de vista convencional, es decir del esquema que impuso años atrás JP Morgan a los países emergentes -eso del “riesgo país”-, tienen razón los que cuestionan lo escrito, algunos incluso con adjetivos e insultos.

Reitero que este cronista no ha escrito sobre finanzas en tiempos normales o convencionales, sino de las finanzas totalmente trastocadas en tiempos de pandemia o de Covid-19, que rompe todo el esquema tradicional impuesta por JP Morgan y las calificadoras de riesgo, como sucede con aquellas decisiones de la FED y el BCE, y ahora con los precios negativos o de regalo del crudo petrolero WTI, algo nunca antes visto.

En tales circunstancias inéditas por los efectos del virus maldito, que ha puesto en jaque a la humanidad, ¿por qué no es posible aceptar y adaptarnos a la nueva realidad para las operaciones financieras del MEF con tal de conseguir tasas más bajas a las de los bonos soberanos de los US$ 3,000 millones?

¿Por qué no aceptarlo aunque sea como una posibilidad cuando eso ya es una realidad en buena parte del mundo, como Chile, sin ir muy lejos, donde su Banco Central ha reducido la tasa de interés hasta 0.50%?

¿Por qué ahora -que sería ventajoso para el Perú aceptar la nueva realidad financiera mundial- algunos quieren aferrarse a parámetros previos al Covid-19? ¿O es que están en el negocio y las comisiones?

Esa es la pregunta.

Y el hecho que haya economistas que insultan y ningunean solo denota soberbia y no situarse en esta era en donde hasta el Banco Central Europeo está pensando en crear “bancos malos”, algo impensable apenas hace unos meses.