¿Ganará oligopolio de las AFPs?

Dom, 11/01/2020 - 16:45 -- alerta
Germán Lench Cáceres
 
por Germán Lench Cáceres; germanlench@gmail.com
2-11-2020
 
Continúa el debate sobre la aprobación por el pleno del Congreso, si se devuelve el llamado 100% de los aportes del Fondo Provisional administrado por las AFPs o los 17,200 soles como máximo.
 
Algunos economistas y políticos llaman a la deuda social populismo, lo que revela el oscurecimiento social y la falta de visión de futuro de los que dirigen la economía vinculados algunos a los grupos de poder económico.
 
Vemos que las AFPs, CONFIEP, MEF y BCR actúan juntos (sería bueno que se hubiesen organizado para salvar a las pequeñas y medianas empresas que vienen quebrando y saliendo del mercado por la caída del consumo y la inversión).
 
Las acotadas instituciones no comprenden que la recesión actual genera que los aportantes a las AFPs estén desempleados, muchos enfermos del COVID-19, otros no tienen seguro de salud y tienen enfermedades que requieren gastos permanentes y en el momento por tanto necesitan dinero por lo cual deben recurrir a sus aportes al fondo de pensiones, para orientarlos a salud, alimentación, vivienda y pagos de deudas con la banca. La recesión económica ocasionara que el 2020 la economía tenga una caída entre el -12% y -15% en su Producto Bruto Interno-PBI, con más 6.9 de millones de desempleados.
 
Ante esto el Poder Ejecutivo advierte que observará la norma que sea aprobada por el Congreso para evitar que el Fondo Privado de Pensiones quiebre.
 
El Sistema Privado de Pensiones administra un Fondo de S/ 152,890 millones, según la Superintendencia de Banca y Seguros y si el Estado le paga los S/ 12,912 millones que le debe al Fondo este se incrementaría a S/ 165,802 millones. Devolver los aportes ascendería a S/ 36,000 millones quedando S/ 129,802 millones, pero los 480,000 CAS del sector público siguen aportando, en una economía que el 2021 su PBI será del 10% según la ministra de Economía.
 
La ministra de economía dice que el retiro de los fondos afectaría la economía por la inyección de mucho dinero haciendo peligrar al sistema de pensiones.
 
Ante el panorama, surgen preguntas que los defensores de las AFPs deben responder: ¿no son los ahorristas dueños de sus fondos? ¿No son la propiedad privada y la libertad individual los pilares del neo liberalismo o liberalismo tecnocrático? ¿No están los ciudadanos prohibidos por ley de hacer con sus ahorros previsionales lo que deseen? ¿No es función del Congreso legislar? ¿No cobran las AFPs por adelantado por administrar fondos que en muchos casos destinan a cuentas bancarias o a fondos de fondos gestionados por otros gestores que cobran una segunda comisión?
 
Las AFPs han sido buen negocio para las corporaciones peruanas y los gestores de fondos que han recibido inversiones. Las AFPs han adquirido cantidad de acciones de empresas familiares grandes, la mayoría de grupos económicos conocidos tienen a las AFPs de accionistas de sus empresas que cotizan en bolsa y no intervienen en la gestión de las empresas. Y a pesar que, obligadas, han puesto directores en empresas para representar los intereses de los afiliados a las AFPs. Estos directores no cuestionan los conflictos de interés de los accionistas familiares sobre los accionistas minoritarios. En realidad, funcionan como aliados de accionistas familiares y gerentes corporativos.
 
Las AFPs han significado capital nuevo y barato para los accionistas de un grupo de grandes empresas.
 
Es ese sentido el MEF tiene una gran responsabilidad, ya que se ha manejado dando preferencia a la gestión financiera y austeridad desde su punto de vista de caja del tesoro público y de la inflación cero, dejando de lado el bienestar de la ciudadanía. Ha sido realmente un ministerio de Finanzas.
 
La ministra María Antonieta Alva tiene que exponer qué hará para que el crecimiento sea 10% el 2021, pero sin sostener que eso es lo que da su modelo econométrico, que no sería serio manipular las estadísticas en este caso real.
 
La teoría macroeconómica tiene sus límites y no tenemos una institución que se encargue de impulsar microeconómicamente la inversión privada y pública.
 
El MEF tiene que ver mucho en el problema de las AFPs, la conexión del MEF con el grupo de poder financiero es a través de sus normas, así como por emitir deuda pública. Dicta las reglas de juego del mercado financiero y de capitales, también regulaciones, disposiciones tributarias, etc. y cobra los impuestos, formula y programa el presupuesto público de la república y emite bonos soberanos.
 
El Estado se ha endeudado con las AFPs, aprovechando la baja en las tasas de interés. Esto sin importar el rendimiento para el afiliado de la AFP obligado a poner su dinero para su jubilación en ellas. De acuerdo a la SBS, el 21% del portafolio de inversión de las AFPs está invertido en bonos del Estado peruano (36.7 miles de millones de soles contra 152.890 millones de soles).
 
Son los grupos de poder económico los que hacen público los comunicados que anuncian la inminencia de una crisis económica por el retiro de fondos.
 
Considerando que el Congreso aprobará el retiro del Fondo y que el Ejecutivo observará la ley para alargar el proceso, lo más probable es que el retiro del Fondo sea el 2021. Pero como poco más de 21% del total de Fondos en el país, está invertido en Bonos de deuda pública si el MEF deja su objetivo financiero con el apoyo del Banco Central, el Estado debería recomprar la deuda a las AFPs a la par (es decir sin afectar el valor de los portafolios).
 
Con los fondos retirados la economía será beneficiada por el aumento del consumo y la inversión o sea la generación de empleo, Es decir, sería liquidez fresca ingresando al sistema. Algo sin duda necesario en esta coyuntura de recesión. Así mismo no habrá crisis económica.
 
Lo que debemos hacer es cambiar al ministerio de Economía: un Ministerio de Finanzas y un Vice Ministerio de Economía en el Ministerio de la Producción que promueva la inversión privada y la inversión pública.